Por -

Benedicto XVI presidió su última audiencia pública

Benedicto XVI ingresó este miércoles en la Plaza de San Pedro antes de presidir una audiencia histórica con numerosos fieles y personalidades de todos los continentes que honrarán al primer Papa que renuncia en siete siglos de historia.

Más de 100.000 personas, entre ellas numerosos cardenales, obispos y personalidades, esperaban la última bendición de los miércoles, la número 348 de su pontificado, iniciado en abril del 2005.

Aclamado por la muchedumbre, el Papa recorrió lentamente a bordo de su ‘papamóvil’ y a pie la plaza y llegó a besar a dos niños.

Benedicto XVI, que dedicó buena parte de sus últimos días del pontificado a rezar, contó el portavoz del Vaticano, pronuncia sus últimas palabras públicas a los fieles.

Bajo un sol resplandeciente y en medio de fuertes medidas de seguridad, jóvenes voluntarios, la mayoría del movimiento Opus Dei, organizaron la entrada a la plaza, bloqueada por barreras metálicas.

Grupos de peregrinos, en un clima alegre, llevaban instrumentos musicales y camisetas dedicadas al Año de la Fe e izaban banderas amarillas y blancas, los colores de la Santa Sede.

Benedicto XVI ingresó este miércoles en la Plaza de San Pedro antes de presidir una audiencia histórica con numerosos fieles y personalidades de todos los continentes que honrarán al primer Papa que renuncia en siete siglos de historia.

“Vine para agradecerle al Papa lo que ha hecho en ocho años de pontificado”, contó Giulio, de 67 años, un sacerdote de la región de los Abruzos (centro de Italia).

El alemán Joseph Ratzinger, su nombre civil, de 85 años, causó estupor al anunciar su renuncia, el pasado 11 de febrero, alegando falta de “fuerzas” para seguir al frente de una Iglesia de 1.200 millones de fieles, confrontada en los últimos años a una serie de escándalos.

El pontífice, que se convertirá en ese momento en “Papa emérito”, según el trato que eligió recibir, abandonará el jueves el Vaticano sin ceremonia especial en un helicóptero que le llevará a su residencia veraniega de Castelgandolfo, a 25 kilómetros de Roma, donde vivirá temporalmente antes de instalarse en un convento.

En estos últimos días, el secretario particular del Papa, Georg Gänswein, le leyó algunos de los miles de mensajes provenientes del mundo entero, entre ellos de jefes de Estado, para “ayudarle a responderlos”, explico el portavoz del Vaticano.

Antes de que su renuncia se haga efectiva, el jueves a las 20H00 locales (19H00 GMT), el cardenal decano Angelo Sodano hará un pequeño discurso de despedida y todos los cardenales podrán decirle adiós.

Por la tarde, en el patio San Dámaso, en el corazón del Vaticano, le saludará un destacamento de la Guardia Suiza, el cuerpo militar encargado de la seguridad del Vaticano. Y a las ocho en punto, un pequeño destacamento de la Guardia Suiza cerrará la puerta y pondrá fin a su servicio de vigilancia exclusiva del Papa, pero la gendarmería continuará velando por la seguridad de “Su Santidad, Papa Emérito”.

Un día después de su renuncia, el viernes, el cardenal decano Angelo Sodano invitará a los cardenales electores (115 por el momento) a las congregaciones previas al cónclave que elegirá al próximo jefe de la Iglesia católica. CIUDAD DEL VATICANO (AFP)



Deja tu comentario

Te puede interesar


Suscríbete a nuestros boletines

Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

Instala nuestras Apps

Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com