contador de visitas
Síguenos

Salud

¡Párele bolas! Cuidado frente al Covid en Colombia ahora es intergeneracional, MinSalud lo explicó de manera práctica

Publicado

el

Personas con tapabocas coronavirus covid ciudadanos peatones cuarentena aislamiento2

En las últimas horas el Ministerio de Salud aseguró que la nueva fase del Covid-19 en Colombia presenta nuevas oportunidades para la vida social y económica, pero también plantea retos de compromiso y autocuidado que son responsabilidad de cada persona.

«Esta fase exige un compromiso consciente y responsable de todos, tanto a nivel individual como colectivo para sostener las medidas de bioseguridad y de cuidado mutuo para evitar los rebrotes», explicó Claudia Cuéllar, directora encargada de Promoción y Prevención del MinSalud.

Según la funcionaria, las medidas de la nueva normalidad están basadas en los derechos y el desarrollo humano, reconociendo a todos: personas, familias y comunidades como sujetos de derechos.

Por eso, se insistió que las personas mayores de 70 años y aquellas con patologías crónicas, especialmente de tipo cardiovascular o con comorbilidades asociadas a factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión, diabetes y problemas respiratorios crónicos, siguen siendo considerados de mayor vulnerabilidad para el contagio.

De esto se trata el cuidado intergeneracional que pidió MinSalud:

1. Sostengamos las medidas de bioseguridad: el virus sigue circulando, por lo que se invita a quedarse en casa dentro de las posibilidades y planear las salidas para asuntos estrictamente necesarios.

2. Acompañemos y protejamos a los Adultos Mayores: reconocidos en sus derechos como personas libres y responsables, es compromiso de todos acompañar su proceso de vida y cuidado, destacando que su alta vulnerabilidad de contagio no implica encierro ni aislamiento emocional.

3. Promovamos familias, grupos de vecinos y comunidades que se comunican, se solidarizan y se apoyan mutuamente: el distanciamiento físico no implica indiferencia ni apatía o discriminación. Esta situación de pandemia exige al máximo nuestra capacidad para acompañarnos, generar medidas de control social y apoyo.

Lea también: ¡Lamentable! Casi 2 millones de hogares en Colombia dejaron de consumir las tres comidas diarias

4. Privilegiemos en la familia y en la comunidad el cuidado de los adultos mayores, los niños y las niñas: considerando en ambos casos momentos del curso de vida significativos y emblemáticos para la vida y las generaciones, ellos requieren ser reconocidos, respetados y protegidos por todos.

5. Asumamos un comportamiento consciente y responsable: cada una de las personas, teniendo presente sus condiciones de posibilidad, sus capacidades y limitaciones, así como su situación y las características de su entorno, debe asumir la responsabilidad que le corresponde al tomar la decisión de salir o no de su hogar.

6. Fortalezcamos la formación de nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes orientadas al cuidado.

a. Niños y niñas en primera infancia e infancia: reforzar de manera especial el distanciamiento con los adultos mayores, promoviendo formas distintas de comunicación y expresión del afecto.

b. Adolescentes: se deben concertar normas claras para las salidas y el relacionamiento con otros, teniendo siempre presente la responsabilidad de los contactos, especialmente con los adultos mayores.

c. Jóvenes: reforzar siempre la importancia del cuidado y respecto, en especial a los adultos mayores y su condición tanto de posibilidad como de vulnerabilidad, en este caso frente al contagio.

7. Acompañemos y proporcionemos apoyo emocional a las personas Adultas Mayores: se deben estudiar las formas para garantizar el distanciamiento físico y el cuidado del entorno próximo para prevenir cualquier riesgo de contagio.

8. Mantengámonos actualizados en la información y comunicaciones oficiales: estar atentos a las medidas que las autoridades puedan emitir, ya que es una realidad que debemos convivir con el covid-19 y es una tarea de todos estar atentos a los cambios que puedan presentarse a nivel epidemiológico o del comportamiento social.

9. Apoyemos el mantenimiento de prácticas de cuidado: buscando fortalecer las relaciones significativas y positivas, así como estilos de vida saludables sosteniendo el cuidado personal, el sueño y alimentación, la actividad física, la recreación y el esparcimiento.

10. Fortalezcamos el apoyo de las redes comunitarias, sociales y profesionales de la salud mental: para lo cual se puede contar con la información y orientación adecuada de las líneas telefónicas de apoyo social, mental y de salud en todos los casos.

Publicidad