Por -

El papa Francisco seduce a la prensa mundial entre anécdotas y enseñanzas

El papa Francisco recibió este sábado en el Vaticano a periodistas de todo el mundo, a los cuales contó distendido, entre carcajadas y aplausos, anécdotas sobre el cónclave, reiteró la promesa de seguir el camino de San Francisco de Asís y les felicitó por su trabajo.

“Han trabajado mucho, ¿no?”, dijo el Papa, que en el transcurso del encuentro acarició un perro y recibió un mate de regalo, para romper el hielo ante los periodista congregados en la moderna Sala Pablo VI del Vaticano.

Como un señal de los tiempos modernos, una marea de móviles se elevó con la llegada del nuevo Papa, vestido con sotana blanca y unos simples zapatos negros, sin la solemnidad que reinaba hasta hace poco tiempo en esos contados encuentros con el tímido Benedicto XVI, ahora papa emérito.

“Es el Jorge Bergoglio de siempre, tranquilo, no impostado”, comentó a la AFP el periodista argentino Sergio Rubín -autor con Francesca Ambrogetti del libro de entrevistas ‘El Jesuita’-, al que el Papa abrazó con asombrosa familiaridad al término del encuentro. “Me dijo: ‘envíale un gran saludo a ella y dile que recé por ella el día de su santo, el 9 de marzo'”, comentó Rubín al evocar su breve diálogo con Francisco.

“Ha sido un examen clave para él y lo pasó con éxito”, sostiene Rubín, abrumado por el pelotón de reporteros y cámaras de televisión que lo persiguen.

El papa Francisco recibió este sábado en el Vaticano a periodistas de todo el mundo, a los cuales contó distendido, entre carcajadas y aplausos, anécdotas sobre el cónclave, reiteró la promesa de seguir el camino de San Francisco de Asís y les felicitó por su trabajo.

En menos de un cuarto de hora, el Papa resumió su programa de gobierno, reveló detalles del cónclave y suscitó carcajadas y aplausos.

El toque latino del papa Francisco resulta agradable, ya que sabe combinar la sabiduría jesuita con el sentido del humor para explicar tanto asuntos espirituales como terrenales.

Entre sonrisas, confesó que durante el escrutinio del cónclave, comenzó a ver que “la cosa se estaba poniendo peligrosa” para él, ya que sumaba cada vez más votos. También contó cómo se le iba fijando en la mente el consejo de que no olvidara a los pobres en su pontificado que le había dado el cardenal brasileño Claudio Hummes, su amigo y vecino de lugar durante la elección. “Esa palabra me entró aquí”, dijo señalando con el dedo la cabeza.

“Cómo quisiera una Iglesia pobre para los pobres”, comentó, improvisando de nuevo, mirando al público con sus gafas de hombre bonachón y generando un sonado aplauso.

El Papa divirtió a los periodistas cuando contó, como si fuera un simple párroco, que algunos de los cardenales le pidieron que se llamase Adriano, en honor de Adriano VI, conocido como el papa “reformista”.

También hizo reír cuando dijo que incluso le propusieron que adoptara el nombre de Clemente XV, para “vengarse” de Clemente XIV , “el pontífice que suprimió nada menos que la Compañía de Jesús”, al referirse a la orden a la que pertenece y que por primera en más de cuatro siglos desde su fundación accede al trono de Pedro.

Después de explicar la elección de su nombre y de agradecer a toda la prensa su trabajo, habló también de la dificultad de informar sobre los eventos de la Iglesia “que no son una categoría mundana y, por ello no, son fáciles de comunicar a un público vasto y heterogéneo”.

Rompiendo de nuevo moldes, el Papa no quiso impartir con la mano la bendición a toda la prensa, consciente de que entre ellos hay muchos ateos y de otras religiones, explicó, y saludó y abrazó a un centenar de periodistas seleccionados para la ocasión, entre ellos a varios argentinos.

Acarició el perro de un reportero radial italiano ciego, como un San Francisco de nuestros días, y recibió regalos, libros, fotos y hasta un mate. “Pensé ¿qué le puedo llevar?… miré en mi habitación y vi mi mate: es el mate, me dije. Así que lo lavé y hoy se le entregué”, contó Virginia Bonard, compatriota y amiga que viajó desde Buenos Aires para seguir el evento. “Es la bebida de la amistad, hacés una rueda de mate e inicia la charla”, explicó Bonard con la esperanza de que Francisco sea el primer líder de la Iglesia católica adicto al mate.

“¡Genial, increíble! Puede ser el inicio de una revolución pacífica”, comentó la colombiana Mary Villalobos, que cubre el Vaticano desde varios años. CIUDAD DEL VATICANO (AFP)



Deja tu comentario

Te puede interesar


Suscríbete a nuestros boletines

Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

Instala nuestras Apps

Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com