Una sentida despedida le rindieron a la gestora cultural Gloria Zea

Mundo cultural y político de Colombia rinde homenaje a la gestora Gloria Zea. EFE

Una sentida despedida le rindieron este jueves representantes de las artes y la política de Colombia así como ciudadanos del común a la gestora cultural Gloria Zea, quien dirigió por cerca de medio siglo el Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo) y que falleció el pasado 11 de marzo.

Desde que el féretro llegó ayer al histórico Teatro Colón para el velatorio estuvo cubierto con la bandera de Colombia y custodiado por miembros de la Guardia Presidencial.

A las 12.30 hora local (17.30 GMT) allegados de Zea formaron una calle de honor que se extendió desde el teatro hasta la Catedral Primada, en el centro de la capital, en un recorrido de 300 metros.

“¡Gracias, Gloria!”, “Gloria vivirá por siempre”, gritaron algunos de los transeúntes al paso de la marcha fúnebre en la que las flores blancas fueron el común denominador.

Al llegar el cortejo a la Catedral Primada, ubicada en la Plaza de Bolívar de Bogotá, ya cientos de personas esperaban a Zea.
La Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por el maestro Alejandro Roca, y el coro de la Ópera de Colombia, bajo la conducción de Luis Díaz Herodier, interpretó un repertorio que incluyó piezas de Mozart, Verdi, Fauré, Albinoni, Mascagni y Puccini.

“Nuestra Orquesta Filarmónica y el Coro Filarmónico de Bogotá en homenaje a la formidable Gloria Zea”, dijo sobre el acto musical el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

En la Catedral, monseñor Juan Miguel Huertas fue el encargado de presidir la ceremonia religiosa en la que Felipe Botero Quintana, uno de los nietos de Zea, fue el encargado de dedicarle unas últimas palabras.

“Ella era un ser supremamente cariñoso y amoroso, una abuela cómplice y alcahueta que minimizó siempre nuestros errores”, dijo Botero ante los asistentes, entre quienes se destacaron la ministra de Cultura, Carmen Vásquez.

También estuvieron presentes artistas como Carlos Jacanamijoy y Santiago Cárdenas; el director del Museo Nacional, Daniel Castro, y la directora del Mambo, Claudia Hakim, entre otros.

Zea, que falleció a los 83 años, fue la primera esposa del pintor Fernando Botero, con quien tuvo tres hijos: Fernando, político del partido Liberal colombiano y actualmente residente en México; Juan Carlos, escritor, y Lina, que ha trabajado como presentadora de televisión.

Hija del político liberal Germán Zea y nieta del médico y científico Luis Zea, Gloria fue convocada en 1969, cuando vivía en Estados Unidos, por la crítica argentina de arte Marta Traba, fundadora del Mambo, para que lo dirigiera.

Como parte del legado de Zea, el Mambo cuenta con 3.633 obras de arte colombiano e internacional entre las que hay piezas del siglo XIX y contemporáneas de Colombia, América Latina, Europa y Estados Unidos.

Zea dejó el cargo de directora del Mambo el 2 de marzo de 2016 después de inaugurar una exposición de arte austríaco y asumió como presidenta honoraria del museo, donde trabajó de la mano con el expresidente colombiano Belisario Betancur, fallecido en diciembre pasado.

EFE

Mundo cultural y político de Colombia rinde homenaje a la gestora Gloria Zea. EFE