Lo light de la tv colombiana, ¡nada que ver!

Los valores familiares, el respeto por el otro y la diferencia, la autoestima, la lucha por salir adelante en el marco de la legalidad; el estudio, el trabajo, soñar, avanzar y construir, son valores y aptitudes que hoy la programación de los canales nacionales han perdido.

Por: Eliana Katherine Gómez Mejía*.

Primero el “padre chucho” con sus pelucas y gafas oscuras, después caso cerrado, y ahora nuevamente después de n años, el show de Laura, (recuerdo cuando en mi infancia me burlaba del carrito sanduchero que entregaba en Laura en América), todo esto en horario familiar y por si fuera poco los famosos realities, que para mi, no son cosa distinta al exhibicionismo y la burla.

Nos quejamos de vivir en una sociedad enferma, donde “empalan” y mutilan mujeres, donde cientos de jóvenes son madres solteras y a temprana edad, donde ser diferente en preferencias sexuales ha costado la vida de cientos de activistas por el reconocimiento de sus derechos, donde la bulimia y la anorexia se han llevado las ilusiones y la vida de miles de mujeres y hasta de hombres por anhelar cuerpos perfectos y alcanzar esos falsos imaginarios sociales.

La mujer objeto sexual que vende su cuerpo, que desea aumentar la talla de su brasier para ser más agraciada y poder ser mejor vista, la que cree que con su belleza corpórea podrá salir de pobre, porque cree que encontrará el hombre ideal, el multimillonario de sus sueños; el hombre que paga por obtener lo que quiere, que pierde escrúpulos, practicante de la poligamia, donde su madre es alcahueta y su esposa consciente, pero “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Secretos a voces con los que ya se pasa de  vivir de la realidad virtual de la pantalla de un tv a la realidad social, enferma, desobligante e indiferente, pero somos de tan doble moral que después tenemos la osadía de preguntar, qué paso?

Por qué la prostitución y el narcotráfico, son problemas sociales tan marcados en nuestro país?, creo tener la respuesta, y me resulta sencilla, es el ideal del dinero fácil, mejor logrado, sin el mayor esfuerzo, venciendo todas la costumbres y convencionalismos, sociales y correctamente políticos.

Cuánto daño hace la misma pornografía, al invadir los medios de comunicación y mostrar a los hombres una imagen irreal de cómo es el sexo y cómo es la mujer; cuánto daño hace la presión psíquica por parecerse a esos “íconos” de los realities, las novelas, y las películas que giran únicamente en torno a pose, pose y pose. El glamour de lo vacío, de la fachada. Todo finalmente tan nada.

Y mientras tanto el país en guerra, Cauca y Arauca hostigados por la guerrilla, pero al país no le conviene profundizar en el tema, es mejor mantener el letargo del pueblo, que por un momento alzo la cabeza y no se dejo meter el mico de la reforma a la justicia.

Ojalá volvieran esos programas educativos, que forman conciencias, que otorgan moral, que culturizan, que cuentan historia de una forma entretenida y dan herramientas para una vida en sociedad. Las novelas, es mejor NO velas.

*Analista Política | Asesora en Juventud y Género

Comentarios