'Verdad Oculta'

¿Y por qué las mujeres no crean su propia liga de fútbol?

Por Carlos Palacio

Durante más de un siglo el futbol ha sido un deporte machista, excluyente y dominado solo por hombres. Hace ya varios años que las mujeres decidieron romper esquemas y paradigmas practicándolo pese al rechazo y la crítica destructiva de millones. Hoy las 22 futbolistas “profesionales” que hay en nuestro país le exigen a la Dimayor que mantenga la Liga Femenina, y a la Federación Colombiana de Futbol, la selección de mayores.

Muchos de quienes se oponen a que en Colombia haya una liga profesional de mujeres o tratan de justificar su no existencia, sostienen que “los equipos de futbol no son ONG, ni entidades caritativas y mucho menos estatales”, sino empresas privadas con ánimo de lucro que viven de las ganancias que les deja la boletería, la venta de jugadores, las transmisiones de radio y TV y la pauta comercial, y que como el futbol femenino carece de todo este interés por su “pobre” nivel, a ninguna empresa le interesa invertir en él. Mejor dicho, que ven absurdo tenerse que gastar las ganancias que produce el futbol masculino, en “los caprichos” de unas “niñas” que no dejan sino “problemas y pérdidas económicas”.

No comparto que las mujeres tengan que estar mendigándole a los hombres el derecho a tener su propia liga de futbol, por eso invito a esas futbolistas y a las organizaciones feministas que tanto las apoyan a través de las redes sociales, a que creen su propia liga, con sus propios equipos, escenarios deportivos y selección nacional. Que les demuestren a los hombres que el futbol femenino si es de calidad y que por ende si es rentable, que hay cientos de marcas dispuestas a patrocinarlas, que miles de personas pagarán boletas por verlas jugar en los estadios, que los canales de televisión transmitirán todos sus partidos y que no necesitan del balompié masculino y de sus dirigentes para existir.

No tiene sentido que en pleno siglo XXI, cuando las mujeres exigen justamente su liberación, la igualdad de derechos y la caída del “patriarcado” en todos los ámbitos de la sociedad, tengan que esperar a que sean los hombres los que les creen una liga, que además esta sea bajo sus propias condiciones, que de forma injusta les impongan sueldos inferiores a los del futbol masculino y que aparte se queden con las ganancias de lo que ellas producen con su esfuerzo y talento.



Opinión