Síguenos

Opinión

¿Y las maquinarias? cuidado con el Petro-Santismo

Publicado

el

beatriz campillo

beatriz campillo

Muchos analistas han afirmado que las maquinarias no funcionaron el pasado 27 de mayo, y que la muestra clara de ello fue la baja votación que alcanzó Germán Vargas Lleras, el hombre que todos identificábamos como el candidato de Santos y el elegido de las maquinarias. Pero ¿estamos seguros de que las maquinarias desaparecieron y emergió el voto de opinión?, ¿será que el dueño de las maquinarias no las encendió?, ¿o acaso las encendió para favorecer a otro candidato distinto al que la opinión pública tenía señalado?, ¿podremos decir alegremente que los ríos de mermelada se acabaron o que por el contrario las maquinarias apenas están por encenderse?, ¿Petro derrotó las maquinarias de Santos y Lleras o acaso esas maquinarias trabajaron para él?

Hablando con personas que conocen bastante la política, me hicieron caer en cuenta de una serie de aparentes “coincidencias” que han pasado desapercibidas a los ojos de la opinión pública y que considero importante plasmarlas en este texto con el fin de ir armando el rompecabezas de cara a una segunda vuelta presidencial. La tesis básica es simple, el candidato de las maquinarias y del santismo era Petro y no Vargas Lleras como todos ingenuamente lo creímos. Vamos con los hechos que fundamentan esta tesis:

  1. “Hoy por ti y mañana por mí”, la deuda de la reelección en 2014: “Dentro de los progresistas, por supuesto, que está su líder el alcalde Gustavo Petro. Pero no lo quería mencionar, para no meterlo en líos con la procuraduría. Gracias porque nos apoyaron con vehemencia con pasión en esta segunda vuelta y fueron decisivos para el triunfo”, estas palabras pronunciadas por Juan Manuel Santos sientan el precedente más importante de este análisis. Se deben favores.
  1. Acercamientos desde 2010: Jorge Robledo denunció los acercamientos de Petro con el electo presidente Juan Manuel Santos en 2010, y fue categórico al afirmar que Petro «quiere que el Polo se ponga a la cola de Santos» (El Espectador, 4 de agosto de 2010).
  1. Los candidatos de la paz: «La paz fue la gran ganadora de las elecciones de ayer, si usted suma los que han venido defendiendo el proceso de paz, los que no quieren echar para atrás, suman más del 58 casi el 60 por ciento, ahí están Petro, ahí está, eh, está, inclusive, eh Vargas Lleras, está por supuesto Fajardo, usted suma todos esos, incluyendo a De La Calle, y suma casi el 60 por ciento», Juan Manuel Santos hace estas afirmaciones tras las elecciones del 27 de mayo de 2018, donde claramente excluye a Iván Duque y manifiesta cuáles son los candidatos que apoyan su proceso de paz, con una particularidad más notoria en el video, menciona a Petro rápidamente y piensa un momento para seguir la lista.
  1. Maquinarias con la “paz”: Las declaraciones de Roy Barreras tras conocerse los resultados de las elecciones son muy importantes para vislumbrar lo que probablemente se venía tramando. De respaldar a Vargas Lleras pasa a decir en entrevista con RCN radio: “Espero también que esos 10 millones de colombianos que no votaron por Duque, para la segunda vuelta busquen la estabilidad de la paz y de la economía”, “A mí me parece que ir por Iván Duque es una decisión oportunista. Los principios no se deben traicionar porque el fundador de este partido (de la U) es el premio nobel de paz, no es de física. Hay que priorizar la paz”, y termina diciendo: “Lo de ayer es una cosa curiosa que sucedió. De acuerdo a un estudio realizado por una firma encuestadora seria, el 49% de las bases de ‘la U’ querían votar por Petro; la gente tiene sus propias convicciones libres”.
  1. ¿Qué le pasó a Vargas Lleras?: Por supuesto su carácter pudo haber influido en la mala imagen que se ganó ante la opinión pública, pero todos sabemos que solamente eso no daba para una votación tan baja, es muy probable que sencillamente los que afirmaban respaldarlo lo hayan dejado solo. Es cierto que Germán Vargas Lleras fue vicepresidente de Juan Manuel Santos, pero también es cierto que durante toda su gestión fue cuestionado por varios miembros del partido de la U por su bajo compromiso con “la agenda de paz del gobierno”, incluso cuando se mostró tímidamente crítico le cayeron en encima. No era fácil esperar apoyos reales a su aspiración, y menos cuando ante la pregunta sobre la corrupción afirmó “le he notificado a los parlamentarios que me están acompañando y a los dirigentes, que se terminó la robadera”, un calificativo que indudablemente ellos no le iban a perdonar que dijera en público, y en ese sentido, creo que las maquinarias se apagaron para Vargas Lleras, pero es muy posible que le hubieran trabajado a otro. A lo anterior hay que sumarle que algunos apoyos como el de Armando Benedetti, probablemente le hizo más daño que bien, en entrevista con Vicky Dávila el Senador había dejado por el suelo al candidato presidencial y después pasó a “conseguirle votos” como parte de su equipo.

En conclusión, algunos dirán que Santos se encuentra en su peor momento de popularidad y es verdad, de hecho, al candidato que se acerca le resta votos, y creo que por eso mismo se acercó a Vargas Lleras y se alejó de Petro, logrando desviar la atención pública. En efecto hoy la gran mayoría de analistas sugieren que Santos es uno de los grandes perdedores debido al resultado de Vargas Lleras, olvidando que Petro es el As bajo la manga del gran jugador de Póker.

Si Santos hubiera respaldado a Petro en primera vuelta lo hubiera hundido, pero en segunda vuelta todo es más fácil, cualquiera que quiera apoyar a Petro en nombre de la “paz”, y cuidar la “paz”, no va a tener encima la etiqueta de estar apoyando a un exguerrillero o a un amigo de los dictadores venezolanos, ni siquiera a un exalcalde que cometió muchos errores en Bogotá. Me lo explicaba hace pocos días el periodista Eduardo Mackenzie: “No creo que mucha gente sepa realmente quién es Petro. La prensa santista ha hecho mucho para legitimar a ese personaje”.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad
Publicidad

Medellín