in

Un vicepresidente de lujo

Por Iván de J. Guzmán López

Ivan de J Guzman 1200x720 1

En un país como Colombia, donde la honradez se ha convertido en moneda altamente escasa, sobresale, por encima de miles de cabezas, la imagen de Rodrigo Lara Sánchez, no sólo por sus ancestros, que se enraízan en el inmolado Rodrigo Lara Bonilla, su padre, sino por su brillante carrera como servidor público y servidor de la salud. Su madre (de la cual me encantaría escribir algún día sus memorias), a la que, creo, pocos le reconocen su valentía, su decisión, su coraje y su ser de mujer (seguramente enamorada) que jamás le inculcó al hijo tirria alguna por su padre, y sí, pleno reconocimiento y respeto hacia el hombre que amó, a la figura pública que fue, y que prefirió morir a entregar sus bienes más preciados que demostró a Colombia cuando estuvo al lado de Luis Carlos Galán Sarmiento: su honradez y amor por Colombia. No faltaron los cafres y los judas que lo tentaron y urdieron calumnias, como la del famoso cheque donde estaba involucrado y un sujeto, tristemente apellidado Porras.

Rodrigo Lara Sánchez, es una luz potente que apunta a un futuro iluminado para nuestras nuevas generaciones: “Aquí hemos venido a trabajar por lo que yo he sentido fascinación en la vida y por lo que me metí a lo público: por la salud. Queremos ver una mejor salud para los colombianos, pero no con soluciones populistas y soluciones que no se logran si no en el país de Narnia”, aseveró Lara Sánchez, al ser llamado a conformar dupla con Fico. El primer síntoma de honradez, para una buena cantidad de clase política que anda enferma, es enterrar el populismo.

El populismo es el engaño más vil, porque es moneda de latón, para engañar a los más necesitados, a los más olvidados, a los históricamente sin oportunidades, a los de una comida escasa al día, a las madres solteras, a los jóvenes sin horizonte; a los, sin futuro.

Su llamado es claro, sensato, de patria:

“Están invitados todos los sectores, no estoy hablando a nombre de un partido, no estoy hablando de una corriente política; Colombia necesita hoy, más que nunca, que nos unamos sin discursos de odio, sin discursos de división, no desacreditando al otro; vamos a hacer una campaña de propuestas, con argumentos, escuchando a la gente. Todos queremos ver una mejor salud en los colombianos pero, reitero, no con soluciones populistas. Vamos a trabajar por el sector educativo que es el que me ha permitido llegar a donde estoy; financiar la universidad pública para promover un país en orden, con oportunidades”.

Lea también  Dos tributarias, mesa con ELN, pero Plan de Desarrollo nada.

Su carta de presentación, de la cual deriva mi contento y “aprobación”, es sencilla: un paso exitoso con el cual dejó huella entre una comunidad; una huella de logros y bienestar, contraria a una flama de citaciones a la fiscalía, a la contraloría o a cualquier “ia”, tan cercana y familiar a tantos que aun así ostentan cargos de alta dignidad. Su carta de presentación, en el ámbito público, es clara: su paso como alcalde de la querida tierra de su padre –y de su madre, ¡cómo no! –, ¡y suya!: Neiva.

Nunca serán suficientes los reconocimientos para su madre, porque a ella le debe una vida de valores, una fe en la vida, y una formación académica (para lo cual es fundamental la visión del mundo que se forme en el hogar) sólida, llena de sensibilidad, de cariño y de respeto por la gente.

Lara Sánchez, nació en la ciudad de Neiva, el 9 de marzo de 1971, es un médico cirujano y hace pocos años incursionó en el mundo de la política. Es Especialista en Cirugía General de la Universidad del Cauca. Sub-especialista en Cirugía de Tórax de la Universidad El Bosque, el Hospital Santa Clara y el Instituto Nacional de Cancerología de Bogotá D. C. Especialista en Gobierno y Gestión Pública Territoriales de la Pontificia Universidad Javeriana. Se desempeñó como profesor catedrático de las universidades El Bosque, Nacional, San Martín y la Universidad Surcolombiana, contribuyendo notablemente con la formación de los futuros profesionales de la salud.
El portal Valora Analitik, lo define muy bien:

“Alcalde de Neiva para el periodo 2016-2019 con 74.212 votos, una histórica votación en la capital del Huila. Las razones que lo llevaron a la política (contrario a la de muchos, cuyos cálculos están centrados en las ganancias futuras), fueron el ofrecer oportunidades y progreso a través de la herramienta más poderosa y querida: La Educación. Y así se reflejó en los más de 100 mil millones de pesos que destinó para recuperar del olvido los centros educativos rurales y urbanos de la capital del Huila y la formación con diplomados y maestrías a profesores de la educación pública.

Como mandatario de los neivanos fue el primero en el país en adoptar la plataforma Secop II para el manejo transparente de la contratación y recursos públicos, lo que le mereció un reconocimiento y referencia de la Secretaría de Transparencia de Presidencia de la República. En 2018 obtuvo el premio ‘Alcalde más Pilo de Colombia’ por el programa de formación preescolar a niños y niñas de escasos recursos denominado ‘Transición es una Nota’.

Lea también  Reciclaje de la violencia

La Corporación Juego y Niñez además con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar le otorgaron el premio a mejores experiencias Pedagógicas a la primera infancia en el año 2018.

Convirtió a Neiva, en 2019, en la ciudad de Colombia que más avanzó en calidad de la educación pública en los niveles de básica y media, según el Consejo Privado de Competitividad, resultado de una histórica inversión en este sector para la transformación de los centros educativos y formación docente. En 2019, Rodrigo Lara Sánchez, hizo parte de los 28 mejores alcaldes de Colombia, según el premio a Mejores Gobernantes del País que otorga Colombia Líder, así como el premio a los Mejores Gobernantes en Seguridad Vial.

Obtuvo del Banco Mundial un reconocimiento internacional por el programa Expedición Educativa, que integró a la familia en los procesos de formación en la escuela. El proyecto fue elegido entre las mejores 30 experiencias de Latinoamérica. Fue ganador del premio de Innovación Digital ‘Índigo’ por la aplicación Neiva Reporta que puso en marcha desde el primer día de su gobierno para acercar al ciudadano con la Administración Municipal.

Recibió en 2019 la medalla Torre de Castilla que otorga el Ejército Nacional por su apoyo al Arma de Ingenieros Militares, con quienes pavimentó 22 vías urbanas y rurales en su cuatrienio. En sus cuatro años de mandato en Neiva logró la ejecución de 840 obras de gran impacto en el desarrollo del municipio en infraestructura y trabajo social.

Dentro del paquete de obras se destacan la construcción de dos intercambiadores viales, la pavimentación de 63 kilómetros de vías nuevas, la transformación de 165 centros educativos, la construcción de 18 escenarios deportivos nuevos, la consolidación del programa Manos y Sonidos para la Paz que formó en música a 1.800 niños y niñas de la ciudad, y Generación Valiente que le otorgó una nueva oportunidad productiva a jóvenes con antecedentes judiciales”.

Fico queda muy bien acompañado; esperamos que los colombianos elijan bien. Sin populismo, que para un político honrado y amante de su pueblo, es latón; ¡la moneda más devaluada del mundo!

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias