in

Sí a la venta de las acciones de UNE con garantías para los trabajadores

Por: Alejandro Toro

Alejandro Toro 1200 x 720

En los últimos días ha estado en el debate de la opinión pública el tema de la enajenación de las acciones de EPM en TIGO-UNE que propende por utilizar el dinero producto de la venta en negocios estratégicos de la empresa contemplados en el Plan de Inversiones de EPM. Por cuarta vez, el proyecto fue negado en la Comisión Primera del Concejo de Medellín y la decisión pone en riesgo el patrimonio público.

Actualmente TIGO-UNE es controlada por una empresa extranjera, Millicom, la cuál en su momento no aceptó vender su parte por lo que desde hace un tiempo se está intentando activar la clausula de protección del patrimonio que vence en agosto de 2024 y que debe ser aprobada por el Concejo de Medellín, donde algunos concejales han puesto condiciones para dar su voto positivo, las cuáles se les han aceptado; a pesar de ello, siguen votando negativo el proyecto.

Lea también  La seguridad energética

Es importante aclarar que, si bien la venta es importante para fortalecer los negocios estratégicos de la compañía, es más importante blindar el empleo y proteger a los trabajadores que han aportado su talento, conocimiento y tiempo, para lo que propongo una cláusula que permita priorizarlos en plazas del municipio o de EPM y que permitan el desarrollo del proceso con tranquilidad para las partes implicadas.

La venta significaría un ingreso de 2.8 billones de pesos para EPM, y en consecuencia para la ciudad, la no venta implicaría una pérdida contable de hasta 2 billones que se vería reflejada en las transferencias que Empresas Públicas de Medellín le hace a la ciudad, que corresponden al 55% de las utilidades. Dicha pérdida implicaría que algunos proyectos de ciudad no se realicen.

Lea también  Los 1000 días de Ana

Insto a los concejales de Medellín a pensar en la ciudad a futuro y en el fortalecimiento de la empresa más importante que como Medellinenses y Antioqueños tenemos y votar positivo para que se pueda activar la cláusula e iniciar el proceso de venta, que en el mejor de los casos tardaría 18 meses, la ciudad ya vio en el pasado como una mala decisión administrativa le costó varios billones.

Desde mi curul como representante estoy en disposición de aportar para dirimir el debate y llegar a buen puerto con este proceso.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias