Venezuela ofrece su “modesta ayuda” para mitigar la “dolorosa tragedia” en el Amazonas

Vista de llamas en Amazonas

El Gobierno de Nicolás Maduro manifestó este jueves su “profunda preocupación” por los incendios que se expanden en el Amazonas, con especial incidencia en Brasil pero también en Bolivia, y ofreció su “modesta ayuda” para mitigar la “dolorosa tragedia, con carácter inmediato”.

“Venezuela expresa su profunda preocupación por los gigantescos y terribles incendios que devastan la región de Amazonas en territorio de varios países de Suramérica, con gravísimos impactos sobre la población, los ecosistemas y la diversidad biológica de la zona”, dijo la Cancillería venezolana en un comunicado.

En el texto expresó su solidaridad “con los pueblos y comunidades indígenas y campesinas en Brasil, Bolivia, Paraguay, Ecuador y Perú”, países que comparten la Amazonía con Venezuela, e hizo un llamado “a la conciencia en los actores económicos e institucionales que hacen vida” en estas naciones.

El Gobierno de Maduro ofreció su “modesta ayuda” para mitigar la “dolorosa tragedia, con carácter inmediato”, al tiempo que destacó que su país “siempre ha reivindicado los derechos de las comunidades a la tierra, promoviendo un desarrollo económico y ecológicamente sustentable”.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) de Brasil, los focos de incendio en los últimos días han afectado 68 áreas protegidas por ser reservas ambientales o indígenas, principalmente en la Amazonía.

Las imágenes de los incendios que consumen extensas regiones de estados amazónicos de Brasil han causado alarma mundial esta semana y se convirtieron en tendencia en las redes sociales con llamamientos a las autoridades para que traten de extinguirlos.

El Amazonas suma el 25 % de la superficie del continente y es la mayor floresta tropical del mundo.

Esta zona se extiende sobre 7,4 millones de kilómetros cuadrados, que son equivalentes al 5 % de la superficie total de la Tierra y a casi el 25 % del continente americano.

Un 60 % de ese territorio está en suelo brasileño.