Síguenos

Opinión

Veinte años no son nada para encontrar a mamá (Parte I)

Publicado

el

Roberto Caro

1. VALERIA CADAVID PEREZ

Lunes 9 de marzo de 2015. Llega la emisora RCB 88-9 FM la joven Valeria Cadavid Pérez, inquieta, llena de dudas, muchas preguntas y repuestas inconclusas. Su voz se escucha tímida y ansiosa por recuperar un pasado que aún no encuentra. Cuando estaba recién nacida, su madre, en medio de las circunstancias difíciles de esos años 90, la entregó en adopción buscando mejor calidad de vida para su bebé.

Roberto Caro

Al pasar de los años, la niña se va fortaleciendo en la familia que la acogió humildemente, pero con amor, entrega y alegría, y que le dio todos los cimientos necesarios para ser la joven que es ahora. A pesar de que Valeria se siente privilegiada, sintió el impulso de buscar sus raíces, sus hermanos y a su madre nunca vista.

En la foto Valeria Cadavid Pérez

En la foto Valeria Cadavid Pérez

De este modo inicia una búsqueda por algunos pueblos del suroeste antioqueño, pues está segura de que veinte años no son nada para recuperar los abrazos, esa primera palabra dicha, “Mamá”, besos, mimos, regaños, la primera palmadita, regalos del traído en cada Noche Buena, pues cuando sonaban los villancicos, su rostro dejaba caer lágrimas de nostalgia y unas ganas inmensas de poder conocer a su madre biológica y de tener una respuesta a esa pregunta que siempre se ha hecho: ¿Por qué tomó esa opción? Valeria también quiere sabe si su madre recuerda la imagen de la niña aquel día que era enviada a la ciudad a su nueva vida.

Martes 10 de marzo de 2015. Al levantarse e iniciar su jornada matutina, su cuerpo tiene rastros de bronceado en espalda, producto del recorrido del fin de semana en busca de su pasado. De repente suena el teléfono y atrás de la bocina se escucha una voz ansiosa que dice: “En el Carmen de Atrato vive su madre, en poblados ribereños del departamento del Chocó.

Ahora inicia el reencuentro con su Historia, aún sin despertar de aquella gran noticia, la emoción le invade cada poro y acelera la sangre, por sentir cerca ese abrazo que el domingo llegará al alma. Junto a su madre adoptiva, irán a recuperar los veinte años, que dejaron en una tierra arriera y ahora, en medio del Atrato, con olor a progreso, se unirán estas dos almas en un reencuentro de novela.

La próxima semana les contaré el final de la historia que cautivó a muchos ciudadanos en esta temporada de paz que anhelamos los colombianos.

Esta historia continuará…

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad
Publicidad

Medellín