Síguenos

Medio Ambiente

¡Atención! Se levanta el pico y placa ambiental del Valle de Aburrá

Se superó la primer contingencia ambiental del año

Publicado

el

Valle de Aburrá

La contingencia atmosférica más limpia de los últimos años se vivió en este primer episodio de 2021, en el Valle de Aburrá.

Los Índice de Calidad del Aire (ICA) registrados son los más positivos que se hayan registrado, debido a que esta temporada, entre el 8 de febrero y el 10 de abril, presentó los menores niveles de concentración promedio y número muy bajo de horas con índices naranja, y en ningún momento alcanzó nivel rojo.

En esta ocasión hubo factores favorables como el fenómeno de la Niña, que por las fuertes lluvias evitaron que los contaminantes se concentrarán en la atmósfera y afectarán la calidad del aire. A esta situación se suman las medidas de bioseguridad que por causa de la pandemia ha sido necesario tomar y por lo tanto han reducido el número de vehículos que circulan en las vías, en un 12 o 13 por ciento.

Es de resaltar que este ha sido un episodio que se ha gestionado de una mejor manera, tanto desde la adecuada y ágil aplicación de los protocolos, contemplados en el PIGECA, como desde la comunicación oportuna para la ciudadanía metropolitana.

Solo durante un día se tuvieron estaciones, en su mayoría, en nivel naranja. El comportamiento de la concentración de PM2.5, sumado a las condiciones de lluvia nocturna y al bajo aporte externo de partículas, hizo que no fuera necesario sugerir un aumento en el nivel de las medidas restrictivas, durante el período.

Lea también: Por aumento de contagios de covid-19, suspenden visitas en cárceles de Antioquia

Calidad del aire en el Valle de Aburrá se afectó por incendios

En esta oportunidad, contemplar los impactos y las causas desde el ámbito nacional también permitió darle un manejo interinstitucional, de manera que fue posible vincular otras entidades como la Procuraduría General de la Nación, Bomberos Nacional, el Ministerio del Medio Ambiente, Gestión del Riesgo, entre otras, con el propósito de dimensionar las afectaciones que los incendios de biomasa y cobertura vegetal, que ocurren en otros países y en otras regional de Colombia, tienen en la calidad del aire del área metropolitana.

Para el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Juan David Palacio Cardona, este tema permitió evidenciar el real impacto de los incendios forestales en el territorio, y “nos facilitó identificar que la carga contaminante por la quema de la biomasa puede llegar a ser de más de un 40 o 45 por ciento, y por ende la incidencia de estos como los mayores causantes de un ICA naranja que se presentó en algunas horas, en este primer episodio de 2021”.

En el periodo enero-abril, con corte al 08 de abril, ocurrieron 2.040 incendios en el país. Mientras que en el Valle de Aburrá 90: 44 en enero, 42 en febrero y 4 en marzo. En lo que va de abril hubo cero incendios de cobertura vegetal e interfaz en el territorio metropolitano, a excepción de una quema controlada de cinco metros cuadrados en el municipio de Envigado.

Medidas, con resultados exitosos

Como es de conocimiento general, durante dos épocas del año, el Valle de Aburrá presenta condiciones meteorológicas y atmosféricas particulares que, combinadas con las topográficas de este estrecho Valle, producen un estancamiento de contaminantes en la atmósfera, que impide que los vientos circulen con suficiente fuerza para dispersarlos.

“Esto es una problemática que no cambiará mientras sigamos utilizando automotores y tengamos fuentes fijas como son las industrias. Pero podemos mitigar sus efectos si contribuimos en aportar a un mejor aire, mediante acciones que aporten a la sostenibilidad ambiental, económica y social”, destaca el director de la entidad.

En esta oportunidad se logró disminuir los niveles de concentración con las medidas restrictivas para el transporte de carga, las cuales se levantan a partir de la fecha. Y uno de los grandes aprendizajes que dejó este episodio de calidad del aire, en el Valle de Aburrá, es que “cada contingencia es diferente y debe abordarse bajo un riguroso análisis de las condiciones y circunstancias particulares de cada momento. Al igual que los protocolos deben aplicarse de acuerdo con la situación”, reiteró Palacio Cardona.

Destacó que una de las razones por las que no se aplicó el pico y placa ambiental a los vehículos particulares y motocicletas fueron las medidas de bioseguridad existentes en todo el territorio nacional, para evitar el contagio del COVID-19, y las aglomeraciones en el transporte público.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad