Un tesoro judío que permaneció oculto por más de 500 años en una pared por fin será expuesto

El Tesoro de Colmar/EFE

Un tesoro judío que permaneció oculto por más de 500 años entre las paredes de una residencia francesa en Colmar, conformado por anillos, broches, diademas, monedas, entre otros objetos valiosos, será expuesto en el Museo Metropolitano de Nueva York.

Según explicó la comisaria de la muestra, Barbara Drake, estos objetos “estaban escondido de la misma manera que la gente puede guardar algo debajo del colchón cuando te vas de fin de semana, por si alguien asalta la casa, pero en este caso los propietarios no volvieron”.

Se estima que estos permanecieron ocultos desde 1349 hasta 1867, cuando el entonces propietario del edificio se topó por casualidad, durante una renovación, con el ahora denominado “Tesoro de Colmar”.

Desde entonces estuvo durante décadas en manos privadas hasta que fue adquirido por el Museo Cluny de París, sin embargo por su origen judío no recibió mucha atención debido a que este tesoro fue comprado poco antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial.

En la colección, anillos de rubíes, zafiros, granates y turquesas, broches con perlas, un delicado cinturón esmaltado, botones bañados en oro, y más de 300 monedas de distinta índole que pueden verse en el Met Cloisters, la sede que la institución dedica al arte medieval en el norte de Nueva York.

El origen judío de los artículos lo confirmó la inscripción de “Mazel Tov” -“buena suerte” en hebreo- en uno de los anillos de la colección, una alianza matrimonial considerada extremadamente excepcional.

Su valor económico no fue divulgado, en cambio se resaltó su valor histórico en el estudio de cómo vivían los comerciantes en dicha época.