Síguenos

Opinión

Un año sin el exgobernador Ramos. Por: Santiago Jaramillo Botero

Publicado

el

santiago jaramillo app

Luis Alfredo Ramos Botero, abogado de 66 años de edad y quien en su última aspiración política, se veía como el más posible ganador para ser postulado como el candidato presidencial del hoy Centro Democrático, siempre y cuando se respetara el acuerdo existente en aquel entonces, que expresaba que los precandidatos se someterían a una consulta popular, hoy cumple 1 año privado de su libertad.

Santiago Jaramillo

Santiago Jaramillo

Comienzo con esta aseveración, porque es donde radica el motivo de su detención, libremente expreso a título personal y manifiesto también que si la Fiscalía me abre investigación por lo aquí expresado… ¡Qué me lleven a la guandoca! Luis Alfredo Ramos Botero, es un preso político y que el delito que se le imputa, no es tal, porque el vínculo que lo asocia con grupos paramilitares, es falso y que supuestamente éstos, fueron decisores en su elección como senador en 2002 y que “gracias a una importante contribución” de 10 millones de pesos de alias el Tuso Sierra, a un dirigente de Equipo Colombia (Francisco Zapata) no a Ramos “fueron vitales” en la consecución de sus 257.000 votos.

Además se suma al proceso investigativo, una reunión en enero de 2005 en Bello, a la que fue invitado el líder antioqueño por el también congresista de su movimiento Oscar Suárez, máximo elector bellanita, en donde estuvieron voceros de las autodefensas que estaban en pleno proceso de desmovilización y que tenían indulto, al asistir al Congreso para exponer sus ideas, para tratar temas de reinserción, en esta cita Luis Alfredo Ramos, escuchó y no intervino, no llegó a ningún acuerdo y mucho menos hizo pactos de ninguna índole, con ese grupo en proceso de paz con el gobierno de turno.

Los que conocemos a la familia y seguimos de cerca la carrera política de Ramos Botero, estamos convencidos que su detención es netamente política, sabemos que 10 millones de pesos es una suma irrisoria para el dinero que puede conseguir él con la empresa privada en donaciones a una campaña sumándole que los antioqueños, conocen su palmarés político intachable: Concejal del Municipio de Sonsón – Diputado a la Asamblea de Antioquia – Contralor General de Antioquia – Secretario de Hacienda de Medellín – Representante a la Cámara por Antioquia (1982-1990) – Alcalde de Medellín (1992-1994) – Ministro de Comercio Exterior (1996, gobierno de Ernesto Samper Pizano) – Embajador de Colombia ante la Organización de Estados Americanos – Senador de la República (1990-1991) y (2002-2006) – Gobernador de Antioquia (2008-2011)

¡Es mucha la gente que le llevaba ganas a Ramos! bien puedan pregúntenle al “más educado de Antioquia” que dedicó el primer año de gobierno, a investigar en dos famosos libros blancos “la corrupción” de su antecesor Luis Alfredo Ramos Botero y que hoy, no tiene un solo proceso investigativo que haya sido judicializado, además lo que no nos cuenta Sergio, es que su gran orgullo Hidroituango, no es suyo ¿De quién será? y que la duda de 3 años, para activar de nuevo el túnel de oriente que dejó firmado el exgobernador, nos valió a los antioqueños, más de 180 mil millones de sobrecosto, un galán para algunas féminas con “runrunes feminados” y cero leal a su frase “En Antioquia, no se pierde un peso”

Desde hace 3 años, con la metamorfosis de Juan Manuel Santos, todo lo que huela a Uribe es veneno y esa premisa tiene hoy preso a Ramos Botero. Desde esta vitrina de opinión, envío mi solidaridad a su esposa, doña María Eugenia Maya y a sus dos hijos, Esteban y Alfredo. #YOCREOENRAMOS

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad
Publicidad

Medellín