in

Transportadores protestan, en Barranquilla, por el asesinato de conductores de autobús

Fotografía de archivo del ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano. EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda
Fotografía de archivo del ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano. EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

Barranquilla (Colombia), 1 ago (EFE).- La ciudad colombiana de Barranquilla amaneció este lunes con el transporte público paralizado por la suspensión del servicio de autobuses por parte de 16 de las 20 empresas que funcionan allí porque en la última semana fueron asesinados tres conductores.

Las principales vías de la ciudad amanecieron bloqueadas por los conductores que atravesaron los vehículos en calles como la avenida Circunvalar, la calle 30 y la Cordialidad, por donde se moviliza la mayor parte de los vehículos en esa urbe caribeña.

Eso obligó a muchos ciudadanos a buscar medios alternativos para movilizarse, lo que colapsó el tráfico de Barranquilla en la mañana ante la imposibilidad de las personas de desplazarse hacia sus lugares de trabajo.

Desde la noche del domingo, los conductores habían anunciado el cese de actividades luego de que fuera asesinado uno de ellos, en hechos que las autoridades atribuyen a organizaciones criminales que están extorsionando a las empresas a las que les exigen cuantiosas sumas de dinero para dejarlas operar en Barranquilla y demás municipios del área metropolitana.

Lea también
En Colombia todos usaron la violencia contra la democracia, dice comisionada

El bloqueo de las vías por parte de los conductores también obligó a la suspensión del servicio del Transmetro, el principal sistema de transporte público de la ciudad.

MEDIDAS

Luego de conocerse el asesinato ayer de un conductor de la empresa Transmecar, cuando circulaba por el municipio de Malambo, que hace parte del área metropolitana, el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, anunció la militarización de la ciudad con el fin de garantizar la seguridad de sus habitantes.

A primera hora del lunes, Pumarejo hizo un recorrido por las estaciones de las empresas para explicarles las medidas que se están adoptando y en las cuales participan todas las autoridades civiles y militares de la ciudad.

«Ante hechos violentos, exigimos mayor despliegue del Ejército y la Policía en las rutas de transporte público para proteger a usuarios y conductores», indicó Pumarejo al anunciar la llegada este lunes de oficiales de ambas instituciones para adoptar las medidas en un consejo de seguridad que liderará el ministro de Defensa, Diego Molano.

Lea también
Vuelven los “paseos de olla” para despedir a viajeros en el Aeropuerto El Dorado

Sobre las medidas tomadas para enfrentar la ola de violencia que está afectando la ciudad, Pumarejo se refirió al traslado de Ober Ricardo Martínez Gutiérrez, alias el «Negro Ober», desde una cárcel de Barranquilla hacia la penitenciaría de máxima seguridad de La Picota en Bogotá.

Según las autoridades, es tras las rejas que Martínez está organizando los hechos violentos.

«Ya el ‘Negro Ober’ fue trasladado a celda fría de La Picota. Pero les pedimos a los jóvenes no dejarse instrumentalizar por la violencia, toquen nuestras puertas que tenemos diversos programas para ayudarlos», anotó Pumarejo.

El alcalde de Barranquilla manifestó que «en materia investigativa hay avances con la captura de dos de sus colaboradores, se cierra el cerco del homicida del conductor de Transmecar».

«Ya fue capturado un joven de apenas 16 años, presunto responsable de uno de los dos asesinatos registrados la semana pasada», añadió el gobernante.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias