Tiemblan los demócratas: ¿Biden tan «impopular» como Trump?

biden afganistan empleo desempleo petróleo
En la imagen, Joe Biden, presidente de EE.UU. EFE/EPA/Oliver Contreras/POOL

Washington, 3 nov (EFE).- Un año después de las elecciones que le dieron la victoria, el presidente de EE.UU., Joe Biden, despertó este miércoles en un Washington menos amable para su partido, el demócrata, obligado a hacer examen de conciencia tras su derrota en el estado de Virginia.

Recién aterrizado de su gira europea, el mandatario tuvo que afrontar nada más llegar de madrugada a la Casa Blanca la cruda realidad de que el candidato demócrata a gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, había perdido en el mismo estado que Biden ganó por 10 puntos hace justo un año.

Además, en Nueva Jersey, lo que los demócratas consideraban un mero trámite para reelegir a su gobernador, Philip Murphy, se convirtió en una contienda tan ajustada que todavía no está claro si el candidato republicano, Jack Ciattarelli, les arrebatará la plaza.

El silencio de Biden y la Casa Blanca, que evitaron comentar la situación, dejó claro su temor de que esos resultados sean un preludio de lo que puede ocurrir dentro de un año, cuando los demócratas se jugarán sus estrechas mayorías en la Cámara Baja y el Senado, o incluso en las próximas presidenciales, en 2024.

En la reflexión de la Casa Blanca sobre lo ocurrido entraba también, con toda seguridad, un factor incómodo: la reciente pérdida de popularidad de Biden, cuyo índice de aprobación ha ido en declive desde agosto y ronda ahora el 42 %, según una media de sondeos nacionales.

Ese porcentaje es similar al que registró el expresidente Donald Trump (2017-2021) en los puntos álgidos de su mandato y, en una encuesta publicada la semana pasada por la cadena NBC News, los votantes consideraban a Biden casi tan impopular como su polémico predecesor.

«Estos índices (de aprobación de Biden) lastran a todo el partido», advirtió a Efe Allan Lichtman, profesor de Historia y experto en elecciones en la American University.

Lea también
Las ventas del ciberlunes en Estados Unidos caen por primera vez

La caótica ejecución de la retirada estadounidense de Afganistán y el hecho de que las estrechas mayorías demócratas en el Congreso hayan sido incapaces hasta ahora de aprobar las reformas económicas de Biden son, según Lichtman y otros analistas, dos de las causas de esa caída de popularidad.

Lo que está por ver es si esa tendencia se mantendrá en el tiempo y si los resultados en Virginia y Nueva Jersey son un preludio de derrotas todavía mayores para los demócratas el año que viene en el Congreso, algo que frenaría en seco cualquier expectativa de cambio real bajo Biden.

EL IMPACTO EN EL CONGRESO

Según Lichtman, que tiene fama de acertar en sus pronósticos electorales, los resultados de las elecciones a Gobernación en Virginia no son una «herramienta fiable» para predecir lo que ocurrirá en los comicios legislativos de 2022, a juzgar por los datos históricos.

Sin embargo, otros observadores recordaron que, en 2009, los republicanos ganaron las elecciones tanto en Virginia como en Nueva Jersey y, el año siguiente, tomaron las riendas de la Cámara de Representantes, además de ganar terreno en el Senado.

Los dos senadores demócratas que representan a Virginia, Tim Kaine y Mark Warner, achacaron este miércoles la derrota en ese estado al hecho de que su partido no se haya unido todavía para aprobar los planes sociales y de infraestructuras de Biden.

gobernador de Virginia
El republicano Glenn Youngkin se dirige a sus seguidores, luego de ganar las elecciones a gobernador del estado de Virginia, en Chantilly, el 2 de noviembre de 2021. EFE/Ken Cedeno/Pool

Mientras, el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, opinó en un discurso que los demócratas perdieron porque se están pasando de la raya en sus planes de gasto social y de aumentar los impuestos a los ricos, ideas que definió como «socialistas».

Lea también
¡Atención! Las Farc están oficialmente fuera de la lista de grupos terroristas de Estados Unidos

Para Rachel Blum, profesora de políticas en la Universidad de Oklahoma, no está del todo claro todavía el mensaje que los votantes de Virginia quisieron enviar con sus votos a Biden.

«Puede que esto simplemente refleje la frustración general de los votantes con la pandemia y sus consecuencias económicas inagotables, y un deseo de probar una nueva solución; o puede ser una señal de un declive duradero en la popularidad de Biden y su programa», dijo Blum a Efe.

EL ÉXITO DE LA «GRAN MENTIRA» DE TRUMP

Lo cierto es que McAuliffe se esforzó en perfilar al candidato republicano, Glenn Youngkin, como un aliado de Trump, y que esa estrategia no bastó para ganar: los demócratas siguen sin «articular un mensaje sencillo y convincente para los votantes», en palabras de Lichtman.

Mientras, los republicanos han tenido éxito al «agitar los miedos sobre la inflación y culpar de esa tendencia económica global a Biden y sus políticas», explicó a Efe una experta en políticas de la Universidad de Texas, Shannon O’Brien.

Un año después de las elecciones que los elevaron al poder, los demócratas tienen otro problema que, a largo plazo, puede ser todavía más grave: la persistente influencia de la desinformación sobre la legitimidad de la victoria electoral de Biden.

El 78 % de los votantes republicanos sigue creyendo que Biden no ganó de forma legítima las elecciones de 2020, según una encuesta de septiembre de la cadena CNN, a pesar de que no hay ninguna prueba que respalde las denuncias de Trump sobre presuntas irregularidades en estados clave.

«Los demócratas no han sido capaces de contrarrestar de forma eficaz las grandes mentiras que han difundido los republicanos. Todavía no han podido desterrar la mentira de que a Trump le robaron las elecciones», subrayó Lichtman.

Lucía Leal

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram