Surfistas de Lima se rebelan por obras en la Costa Verde

Policías fueron registrados este jueves al vigilar una playa, luego de un enfrentamiento con tablistas tras la decisión de la Municipalidad de Lima de colocar rocas en la playa La Pampilla, para evitar que el oleaje destruya una vía en construcción en Lima (Perú). EFE

Los Surfistas se han rebelado contra la Municipalidad de Lima, después de que esta decidiera construir una nueva pista y colocar rocas en una de las playas más reconocidas para la práctica de ese deporte en el circuito costero de la capital peruana.

Policías fueron registrados este jueves al vigilar una playa, luego de un enfrentamiento con tablistas tras la decisión de la Municipalidad de Lima de colocar rocas en la playa La Pampilla, para evitar que el oleaje destruya una vía en construcción en Lima (Perú). EFE
Policías fueron registrados este jueves al vigilar una playa, luego de un enfrentamiento con tablistas tras la decisión de la Municipalidad de Lima de colocar rocas en la playa La Pampilla, para evitar que el oleaje destruya una vía en construcción en Lima (Perú). EFE

En el enfrentamiento abundan las acusaciones mutuas e incluso ha provocado la intervención de la Marina de Guerra, que afirma que no ha autorizado ninguna obra, y la Contraloría, que anunció una auditoría ante las denuncias que se han presentado por las obras en la Costa Verde limeña.

Los surfistas, que son personajes habituales durante todo el año en el litoral de Lima, la única capital sudamericana con mar, cuentan con el apoyo de las redes sociales, donde se ha denunciado la supuesta «prepotencia» de la gestión que lidera desde enero el alcalde conservador Luis Castañeda Lossio.

Las obras fueron retomadas después de haber sido paralizadas por la anterior gestión de la izquierdista Susana Villarán, y han motivado las protestas de los surfistas que llegan todos los días hasta la playa La Pampilla, en el distrito de Miraflores.

A pesar de esta oposición, la municipalidad autorizó la continuación de la construcción de un tercer carril en la vía costera, que dejará a la zona prácticamente sin playa y llevó a que los expertos alertaran que el mar iba a destruir esa obra.

Lea también
Colombia y Ecuador un juego marcado por las decisiones de VAR

Después de que la Marina de Guerra informara el fin de semana pasado que en los próximos días se incrementará el oleaje en el litoral, el ayuntamiento decidió colocar el martes rocas en la playa para evitar que las aguas destruyan la vía en construcción.

Ante esto, un grupo de personas que suelen correr olas rechazó la medida e intentó el miércoles impedir esta labor porque, según dijeron, las rocas se convertirán con el paso del tiempo en un riesgo para todos los que hacen actividades deportivas en la zona.

La protesta llevó a la intervención de agentes de la Policía Nacional, que incluso ingresaron al mar para sacar a la fuerza a varios surfistas y detuvieron a uno de sus dirigentes, lo que motivó una oleada de críticas en los medios locales y las redes sociales.

Representantes de la Municipalidad de Lima afirmaron este jueves, sin embargo, que las rocas solo son una protección temporal y serán retiradas una vez que pase el oleaje anómalo en la costa.

Esto se señaló después de que el jefe de la Dirección General de Capitanías y Guardacostas del Perú (Dicapi) de la Marina de Guerra, Felipe Silva, declarara que cualquier obra en el litoral peruano debe contar primero con la autorización de la Armada.

Lea también
América y Deportivo Cali, un clásico regional sin margen de error

Silva dijo que, hasta el momento, la Municipalidad de Lima no cuenta con su permiso para la ampliación de la vía y que tampoco se ha autorizado ni recomendado la colocación de rocas en La Pampilla.

Medios locales informaron que durante la madrugada un grupo de guardacostas llegó a esa playa para inspeccionar la zona y que agentes policiales intentaron impedir su labor.

Por su parte, el asesor de la Municipalidad de Lima Ángel Delgado declaró al Canal N que se ha armado un «escándalo con fines realmente inconfesables» y aseguró que no se tiene que contar con el permiso de la Dicapi para hacer las obras.

Sin embargo, la congresista Verónika Mendoza informó luego que la Dicapi ha multado a la Empresa Municipal Administradora de Peajes (Emape) de la municipalidad por haber colocado las rocas y a la empresa constructora Consorcio Vial Costasur por haber hecho los trabajos en la franja costera sin contar con su autorización.

El Contralor General de la República, Fuad Khoury, declaró que su organismo ha iniciado «una actividad de control» para evaluar la viabilidad de la obra y las denuncias que se han presentado.

Lima, 30 abr (EFE).

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram