'El Cirirí'

Sobran leyes y Cortes

Por Francisco Javier Saldarriaga

La semana anterior me refería a las consecuencias que se presentan en los países desarrollados con el cumplimiento de las leyes y su mejoramiento en el índice de desarrollo humano, mencionaba que esa es la invitación que nos hacen Iván Duque y Marta Lucía Ramírez (próximos Presidente y Vicepresidente de Colombia) en su propuesta para acceder a la presidencia al hablar de un país con legalidad; también aclaré que hemos convertido nuestra manera de aplicación de la justicia en una maraña ininteligible que hace casi indescifrable para un juez, cuál es el sentido o la jurisprudencia que se debe emplear para sus fallos.

Según una abogado amigo (QEPD) el enredo de las leyes es muy importante para la sobrevivencia de su profesión puesto que a más intrincadas las normas mayor necesidad de abogados; ese comentario lo hacía con sorna y a manera de burla para dar a entender lo santanderistas que hemos sido desde 1820 cuando en nuestro país se han promulgado 5´967.000 leyes y casi todas están vigentes. Suiza se maneja con 30 leyes que todos conocen, comprenden y cumplen con muy contadas excepciones.

Entonces para iniciar con el cumplimiento de las leyes lo primero que debemos emprender es un proceso de depuración de esa maraña y buscar la manera de simplificar, lo que por estupidez hemos convertido en un mar de corrupción. Nuestra legislación es casuística y es que para cada problema promulgamos una ley sin importar si ese caso en especial se puede abordar con la legislación vigente. No soy abogado pero estoy seguro de que con las leyes promulgadas en 1820 con algunas reformas y actualizaciones hubiésemos tenido. Los problemas de convivencia desde esa época a la actual no han cambiado y, para acomodarlos a una sociedad en evolución, solo basta modernizar pero no hacer nuevas leyes. Así lo entendieron los suizos y de ahí la diferencia.

Hace unos años me solicitaron la revisión de un libro de especificaciones de construcción de una empresa pública muy importante; me entregaron un mamotreto de 700 páginas en donde se especificaban hasta las soluciones a casos que se les habían presentado una vez en 30 años. Era en su conjunto un caos generalizado porque en ocasiones se contradecía y no había una manera para decidir cuál de las especificaciones se debería cumplir. Con mucho esfuerzo y oposición por parte de algunos funcionarios logramos reducir el volumen a 270 páginas, pero quedé con el mal sabor por no haberlo llevado a su justa medida puesto que creo que con unas 100 páginas hubiésemos conseguido el mismo efecto con mayor eficiencia y mejor eficacia.

¿Qué tal si le damos una mirada crítica y objetiva a esas 5´967.000 leyes que nos complican la vida antes que facilitarla?

Volvamos simple lo que hemos confundido y muy seguramente tendremos resultados muy beneficiosos antes de lo previsto.

Y así como las leyes son los organismos del estado, la burocracia, los comités, las comisiones accidentales, los institutos, los ministerios, los organismos de control, los investigadores, las superintendencias, las cortes y toda esa pléyade de entes que se pelean entre ellos y cuya competencia se superpone originando choques en donde no deberían presentarse. A manera de ejemplo podríamos asimilar nuestra administración de lo público en una vía férrea de doble sentido con 3 rieles. Siempre habrá choques.

Postre: En el Alto de las Palmas, Municipio de Envigado, Antioquia las autoridades están socializando unas intervenciones viales que favorecen a un constructor en especial y afectan a la comunidad en general. Lo dicen abiertamente cuando en los eventos para ese fin afirman que 1/3 de la financiación de las obras lo aporta el constructor y único beneficiado. Una perlita para que los órganos de control del estado investiguen. ¿Es legal este tipo de cofinanciación interesada?, ¿Se contradice el principio de que prima el interés general sobre el particular?

Pluscafé: Repito el postre puesto que con esa idea están incumpliendo un fallo a una acción popular que definió la construcción y el sentido de un retorno a la altura de un Colegio de la zona. ¿Hay intereses escondidos?, ¿Quién más se beneficia?



Opinión