in

Régimen liberticida

Por: Ariel Peña

Ariel Pena 1200x720 2

¿De cuál potencia mundial de la vida, habla el candidato comunista Gustavo Petro, cuando no condena el genocidio que realiza Putin en contra del pueblo ucraniano? Lo que demuestra que el aspirante del Pacto Histórico, sigue siendo un nostálgico de la guerra fría que admiraba al imperio soviético y, por ello ahora, así no lo diga, hace causa con el accionar criminal que se comete desde Moscú; que puede llevar a una guerra nuclear o a un prolongada conflicto en Ucrania, como el que tuvo el Kremlin en la década de los 80 del siglo pasado en Afganistán, en donde mordió el polvo de la derrota.

De ahí que la clientela de Petro y los despistados que van a votar por él, tienen que saber que en su eventual gobierno, seremos un satélite ruso, mediante la dictadura y el hambre, que son el común denominador del comunismo, puesto que dentro de la lógica leninista en Latinoamérica, hay que repudiar a EE.UU, de modo que se debe seguir la consigna: “atacar todo lo que el enemigo combate y combatir todo lo que el enemigo apoya”, por lo que Vladimir Putin independiente de su origen comunista, se convierte en el referente para que nuestro país tenga con Petro un régimen liberticida que acabará con la democracia.

En la vergonzosa historia del marxismo, la dictadura del proletariado que ha sido el fin estratégico del comunismo totalitario para esclavizar a las masas, no es del proletariado, si no en contra de esté, como ya se ha demostrado a través de los tiempos cuando un país cae bajo la férula del marxismo leninismo.

El gobierno de transición propuesto por las fuerzas totalitarias a partir de las próximas elecciones, es la cuota inicial para que Colombia vaya al envilecimiento de sus ciudadanos, mediante una tiranía sempiterna en donde no habrá alternación en el gobierno y las últimas elecciones libres que se realizaran en el país, serán las de este año, porque en el futuro mediante fraudes descarados y la violencia se someterá a la población a parodias electorales.

Lea también
Simplemente un libro viejo

En otra columna afirmamos que en “la gran revolución cultural china” de las décadas de los 60 Y 70 del siglo XX, en donde fueron asesinados cerca de 80 millones de personas por parte de la camarilla comunista gobernante, la burocracia marxista tenía como lema que la dictadura del proletariado se debería ejercer sobre la burguesía, situación que era difícil de determinar ante la carnicería que desató el partido comunista chino, por ello habría que preguntar ¿cuál burguesía? Dado que la situación de miseria en esos años era general para los chinos, por lo que no se podría determinar quiénes eran de la burguesía, pero la violencia la aplicaba la camarilla en contra de toda la población especialmente la más pobre.

Ello es demostrativo de que el marxismo leninismo en el poder, poco le interesa los sufrimientos de la población y hace cualquier cosa para estar en la dirección del Estado por siempre, como lo vemos también con el castrochavismo en Venezuela, Nicaragua y Cuba, lo cual le podría ocurrir a Colombia si se deja llevar por los cantos de sirena de los que prometen el “cambio” o dicen que en el país hay una casta oligárquica que ha gobernado durante más de 200 años, la cual hay que defenestrar, siendo eso una treta para engañar ingenuos, porque no se puede olvidar que Hitler, Mussolini, Fidel Castro y Hugo Chávez echaban ese mismo discurso por el cambio y en contra de las castas oligárquicas, teniendo resultados catastróficos para sus naciones.

La secta marxista leninista con sus diferentes motes, no es democrática, porque simplemente usa como medio lo que llama la “democracia burguesa” para conquistar el poder del Estado y montar una dictadura, que se ejerce de manera bestial en contra de los sectores pobres, que no pueden salir del país y que tendrán que aguantar por varias generaciones el yugo comunista.

Lea también
Al senador Alfredo Deluque le digo…

¿Cuáles candidatos convertirían a Colombia en una Venezuela mediante una dictadura comunista? Como ya lo dijimos tienen candidato propio, pero también poseen formulas alternas dentro del Pacto Histórico que le sirven de calanchines al exalcalde Gustavo Petro, y que pertenecen también a organizaciones que hacen parte del marxista Foro de Sao Paulo, el cual indiscutiblemente es una internacional comunista, admirada y respetada por Petro y sus aláteres.

Por esa razón, hay que construir una Gran Alianza para Salvar a Colombia, teniendo como aspirantes a la presidencia de la República en la coalición Equipo por Colombia, a Federico Gutierrez, David Barguil, Alejandro Char, Enrique Peñalosa y Aydeé Lizarazo, quienes irán a una consulta interpartidista el próximo 13 de marzo, para definir quién será el candidato de esa opción democrática, que se ha convertido en una alternativa real y factible para liberar a Colombia de la amenaza comunista, además se deben agregar los nombres de Óscar Iván zuluaga del Centro Democrático y Enrique Gómez de Salvación Nacional, quienes se deben poner de acuerdo con el que resulte triunfador en el Equipo por Colombia, para evitar que el país se vaya al abismo..

Se debe hacer énfasis sobre lo que le espera al país con una dictadura comunista, en donde los que más van a sufrir serán los pobres, que difícilmente tiene para donde agarrar, pues la miseria y el odio se convertirán en el pan diario, debido a que es innegable que el marxismo leninismo es el padre de la violencia, la mentira y el odio, armas que le sirven para consolidar a una camarilla comunista en el poder, utilizando el hambre y la pobreza de las masas, como condición para ese propósito.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias