Síguenos

Noticias de Antioquia

«Van a joder hasta a los pensionados»: Paisas, en desacuerdo con la reforma tributaria

Publicado

el

Reforma Tributaria

El pasado jueves, 15 de abril, el Gobierno radicó ante el Congreso una nueva reforma tributaria, con la que se espera recaudar más de 25 billones de pesos, y la iniciativa no ha tenido el respaldo necesario.

Sobre esta iniciativa, hay muchos ‘peros’ que han encontrado los ciudadanos, y por eso, Minuto30 salió a conversar con los paisas, a quienes no les suena ‘ni cinco’ la idea de dicha reforma.

Los antioqueños ven con malos ojos la idea de que se creen impuestos, por ejemplo, a los servicios públicos, así sea a los estratos 4,5 y 6.

También ven con preocupación que algunos productos básicos sean gravados con IVA, por lo que le piden al Congreso que si van a aprobar la reforma, hagan algunos cambios.

Lea también: ¿Comenzará a regir el pico y cédula en el Metro, y todo el transporte público?

El contexto de la reforma tributaria

Entre los puntos se encuentra que las personas de esos estratos pagarían un IVA del 19% en los servicios públicos, lo que significa que si una persona de estrato 4, por ejemplo, paga 200.000 pesos en su factura de acueducto, gas y energía, ahora pasaría a pagar 238.000 mensuales, un incremento anual de más de 400.000 pesos.

Uno de los puntos más debatidos es el del pago de la renta, y según el documento, el próximo año pagarían renta las personas que ganen al menos 2.420.000 pesos mensuales. Sin embargo, a partir del 2023, lo harían los que ganen $ 1.694.000 al mes.

Sobre la declaración y pago de renta, se tendría en esta nueva reforma tributaria que los ingresos de cesantías podrían ser sumados al patrimonio al momento del pago de este impuesto.

Las pensiones también serían gravadas, y ya pagarían impuesto quienes ganen al menos $ 4.800.000 y no desde $ 7.000.000 como se planteó inicialmente.

La Reforma Tributaria le pondría también el IVA del 19% a los servicios de mensajería y los postales, a partir del 1 de enero de 2022.

Los alcaldes de las ciudades capitales tendrían la capacidad de crear peajes urbanos, con previa autorización del Concejo municipal.

Publicidad