Pulula, la incoherencia en la Política Colombiana

Por Fernando Orjuela

fernando orjuela

Jamás en la historia política de Colombia un panorama de incertidumbre tan arraigado había reinado tanto. Las condiciones sociales y económicas que ha generado el gobierno de Juan Manual Santos, además de haber creado una crisis institucional sin precedentes, ha logrado lo impensable y es generar una desesperanza generalizada en el pueblo Colombiano.

El sector empresarial esta agobiado por una de las tributaciones más altas del planeta. El contrabando como lavadero preferido del narcotráfico internacional ha dejado a sectores como el de las confecciones en un panorama desolador entre otros muchos. La brecha de la competitividad cada día se amplía más y la esperanza de nivelar la balanza comercial cada día se torna aún más utópica.

La juventud paga los platos rotos de esta crisis con un desempleo que aumenta porcentualmente y lo único que se ve como política de estado es un endeudamiento desmesurado, sin obras representativas y un estado empleador creciente que muestra cifras burocráticas jamás alcanzadas históricamente para complacer únicamente la angurria de los politiqueros baratos, saciando su sed de poder y de enriquecimiento, como su gran aporte al déficit fiscal y como apoyo a causas muy mal estructuradas para lograr consensos como el de la mal llamada paz, que poco o nada responden a su significado.

Dentro de ese panorama tan desolador que representa el país, se inicia el debate electoral para Congreso y Presidencia de Colombia, en un ambiente a donde debería reinar la seriedad y la idoneidad de las propuestas. Sin embargo lo que pulula es la incoherencia ideológica, la falta de fundamentos, las alianzas de conveniencia, la traición y lo malévolo de lo político.

Lea también
Noticias de allá y de acá

En el Centro democrático, el único partido de oposición férrea al gobierno Santos, se eligió al candidato del partido con el método más antidemocratico e inadecuado de las encuestas, excluyendo a sus bases, generando dudas y en consecuencia generando una ruptura en su seno, que no se sabe si se curara antes de las elecciones.

Contradictoriamente el candidato elegido hace alarde de su fundamentación ideológica en el Extremo Centro-Centro, en la tercera vía y en la camiseta naranja, curiosamente con la misma estructura electoral, ideológica y publicitaria con que fue elegido su mayor enemigo para el gobierno que próximamente culmina, con resultados francamente nefastos. De la coalición del NO, habrá que preguntarle únicamente a José Obdulio, porque nadie más contesta y el único con derecho a excluir es el.

En la coalición que lidera en las encuestas el ex gobernador de Antioquia y ex alcalde de Medellín, se ve a su candidato más opcionado fotografiandose con el hijo de George Soros y cenando a manteles con el estratega del mal llamado Proceso de Paz y hermano del actual Presidente del país, como su gran carta de presentación.

En el sector del ex alcalde de Bogotá y quien de manera vehemente por lo demás defiende a ultranza la nefasta obra de Chávez y de su ilustre sucesor, también se cuecen habas presentando listas al senado lideradas por escritores que hacen apología al delito y al narcotráfico como su gran orgullo.

Lea también
Contradicciones de mi país

Si por el lado de los más opcionados la incoherencia hace de las suyas, ni se diga lo que sucede en el partido del trapo rojo, a donde la exclusión femenina es su gran legado y se elige a un costo altísimo como candidato a director de la orquesta, al más desafinado y cínico del circo.

En el de la rosa roja manchada de sangre, solo violadores y terroristas, pero hoy grandes expositores y catedráticos universitarios.

En las campañas de los que pueden poner palos en la rueda, el nieto del expresidente hace su mayor esfuerzo para desmarcar de su frente el Inri del Santismo como misión imposible. En cambio se muestra contundente, vehemente, vertical, diciendo sin pena que es de derecha, con 2.000.000 de firmas sin reparos, el exprocurador como gran carta de garantia y sin vender su alma al diablo, gran campaña.

Veo por ahí en el partido de Caro resucitar al Alvarismo en hora buena, recuperando el puesto que nunca debió haber perdido, pero como moscos en leche dentro de la crema y nata de la mermelada más pura y sofisticada.

Ahí vamos………….

@PoliticaPuntual

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram