Síguenos

Empresas

Presidente de IATA, sobre los taxis voladores: «puede funcionar ¿por qué no?»

Publicado

el

taxis voladores en seul 2

El consejero delegado de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Alexandre de Juniac, dijo que el sector de los taxis voladores puede tener futuro.

También advirtió sobre obstáculos a los que tendrán que enfrentarse como la seguridad, el precio o la meteorología.

«Puede funcionar ¿por qué no?», señaló De Juniac a propósito de planes como el de compañía española Ferrovial, que ha anunciado su intención de construir más de 20 vertipuertos (puertos para aeronaves eléctricas de despegue y aterrizaje vertical o taxis voladores) en distintas ciudades españolas.

El consejero delegado de IATA, que dijo no conocer en detalle la iniciativa de esa sociedad española, separó ese futuro sector en dos grandes segmentos: uno para vuelos con unas decenas de pasajeros, que calificó de «bastante hipotético», y otro para taxis que funcionarían como «helicópteros», donde ve más posibilidades.

En cuanto a ese segundo segmento de taxis pequeños, indicó que «es posible» que tenga desarrollo, pero tendrá que superar diferentes escollos como garantizar la seguridad aérea, que las aeronaves obtengan los certificados y permisos correspondientes, encontrar la clientela y diseñar la política de precios.

«En el sector aéreo la meteorología nos da problemas todos, todos los días», recordó.

El expresidente de Air France-KLM agregó que, aunque desde hace años existen iniciativas experimentales, no parece que todavía estén maduras.

«No he visto muchos, muchos, muchos volar de manera industrial», dijo.

Presidente de IATA, sobre los taxis voladores: "puede funcionar ¿por qué no?"

El director general y consejero delegado de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), Alexandre de Juniac. EFE/ Alonso Cupul/Archivo

PANDEMIA Y PERSPECTIVAS

De Juniac constató que el sector aéreo se encuentra en un «estado catastrófico» por la pandemia de coronavirus, con una caída del tráfico doméstico e internacional del 68 % en 2020 a nivel global y los ingresos «desplomados».

No obstante, indicó que confía en las campañas de vacunación, en los sistemas de diagnóstico y en el levantamiento de las restricciones para que el sector vaya recuperando vigor.

El escenario «más optimista, algunos dicen que demasiado», es que el sector se recupere en 2021 a niveles de «la mitad de 2019» y, a medio plazo, el consejero delegado de IATA espera una «recuperación progresiva» del sector a partir de 2021 hasta 2023 o 2024, con diferencias entre el segmento de viajes personales y el de trabajo.

El primero, donde las aerolíneas hacen menos márgenes, repartirá al alza en 2021 y podrá llegar en 2023 al ritmo anterior a la crisis.

Mientras que el de los viajes profesionales, donde no paga el pasajero y las compañías aéreas obtienen más beneficios, tardará entre 12 y 18 meses más, necesitando hasta 2025 para alcanzar el nivel precrisis.

«Somos más pesimistas», precisó, porque ha habido un «recorte drástico de los presupuestos para viajes de las empresas», han proliferado las videoconferencias como sustitución y han desaparecido los grandes eventos multitudinarios como ferias o salones, que generan un elevado tráfico de pasajeros.

No obstante, De Juniac no dudó en que el sector aéreo seguirá siendo un importante vector socioeconómico tras la crisis sanitaria, pese a los posibles cambios de costumbres que podrían derivarse de la vida durante la pandemia.

«Puedes utilizar todos los ‘Zoom’, ‘Teams’, ‘Webex’ de la Tierra», pero sin transporte aéreo «no hay crecimiento» porque «nuestra contribución a la economía y a la libertad es fundamental», concluyó.

En todo caso, tras la crisis «habrá menos compañías aéreas», serán más pequeñas en flota y recuperarán tamaño lentamente, pero seguirán existiendo los dos modelos de negocio de la actualidad: el bajo coste y el servicio completo.

FUSIONES Y ADQUISICIONES

«La situación es tan «‘cataclísmica’ que no hay dinero para comprar cosas», resumió De Junia.

Auguró, además, que los países serán muy reticentes a que se vendan sus compañías «bandera» y dijo que la limitación al accionariado extranjero probablemente se reforzará con la entrada de los Estados en el capital de las aerolíneas para rescatarlas.

NECESIDADES DEL SECTOR

Más allá de que los Estados sigan apoyando financieramente al sector, a las que ya han inyectado 200.000 millones de dólares en el mundo, De Juniac pidió certidumbre para que la aviación pueda prepararse para la futura vuelta a la normalidad y evitar que los países cambien las normas «200 veces al día» como ahora.

Solicitó que los países desarrollen sistemas y protocolos para que las compañías sepan cómo van a enfocar el levantamiento de las restricciones, por ejemplo, en función del porcentaje de población vacunada.

«Por ahora, que sepamos, no hay un solo Estado que haya publicado un plan así», subrayó.

Publicidad
Publicidad

Medellín