'Visión Futuro'

Preocupa la drogadicción

Por Natalia Bedoya

Colombia ha pasado en la era Santos de ser, además de un productor de droga a uno de los principales consumidores en América Latina.

Las cifras del Departamento Nacional de Planeación revelan que Colombia hoy en día ocupa el cuarto lugar a nivel regional en consumo de cocaína y marihuana, existiendo cerca de 1’500.000 consumidores, de los cuales 832.000 viven en las ciudades capitales.

El aumento del consumo de drogas en el país está ligado al aumento de cultivos ilícitos, la permisividad con el delito del narcotráfico para quienes se han consolidado como los principales narcotraficantes del mundo y al microtráfico, un delito que ha venido aumentando a gran escala desde 2010.

Resulta, quizás, tan paradójico que el gobierno, al que el Vicepresidente Naranjo le atribuye el mejor operativo anti drogas, sea el mismo gobierno que rompió récord de cultivos ilícitos en Colombia, 188.000 hectáreas de coca en 2016. Un incremento de más de 150% frente al gobierno anterior.

De la mano con el aumento de cultivos ilícitos, un fenómeno silencioso se apodera de mi generación y las futuras generaciones. La drogadicción va en aumento de manera proporcional a la permisividad del gobierno con el narcotráfico y el microtráfico.

En una balanza, el gobierno avalado por los honorables Congresistas vuelve el narcotráfico un delito político conexo, amnistiable y con prohibición de extradición, enviando un mensaje de impunidad a los responsables del microtráfico, principales proveedores de drogas para consumo en el país.

Los niños y jóvenes inician cada vez más pronto en el consumo de drogas y tienen más facilidades para comprarlas, gracias al microtráfico, y la carencia de políticas públicas encaminadas a combatirlo..

Las cifras son preocupantes, según el Departamento Nacional de Planeación en 2017, 6.735 niños han ingresados en el programa de restitución de derechos por consumo de sustancias psicoactivas del ICBF, 2.488 mujeres, 4.246 hombres.

De acuerdo con la última encuesta global sobre drogas (The Global Drug Survey), el 58% de las personas que consumen drogas tiene menos de 24 años y el 77,8 % viven todavía con sus padres. Según datos de Unicef, el 17 % de los jóvenes de entre 13 y 15 años asegura fumar a diario.

Dos de cada diez estudiantes universitarios en Colombia han consumido alguna droga en el último año. Y casi cuatro de cada diez las han probado alguna vez en su vida.

La alta prevalencia de consumo de drogas en Colombia está relacionada con una excesiva disponibilidad y oferta de la droga, como una cadena alimenticia, el microtrafico se fortalece del consumo y el narcotráfico del aumento de cultivos ilícitos.

El mayor narcotraficante del mundo impune por el delito, la aspersión aérea utilizada para combatir los cultivos ilícitos en línea de caída y la erradicaciónn manual también enmarcada como una de las más bajas de la historia, han logrado como consecuencia un aumento de los cultivos ilícitos, mismos que nutren al microtráfico, actividad ilegal a través de la cual mi generación y las futuras generaciones hacen a un lado su proyecto de vida por caer en el oscuro mundo de la drogadicción.

Que el vicepresidente Naranjo no quiera tapar el sol con un dedo, este gobierno no tiene política anti drogas, la agenda la maneja el mayor narcotraficante, las Farc. Nuestro niños y jóvenes corren peligro mientras el tirano disfrazado continúe en la Casa de Nariño.



Opinión