Posiciones sexuales para que ella llegue al clímax y pueda celebrar el ¡Día del orgasmo femenino!

Foto: Archivo.

El orgasmo femenino ¡NO ES UN MITO! Y es fácil llegar a él, por eso le damos una guía de algunas posiciones sexuales que puede poner en práctica para lograrlo.

Casi el 20% de las mujeres en el mundo nunca han podido sentir un orgasmo en su vida, algo lamentable si tenemos en cuenta que las mujeres son multiorgásmicas. Sin embargo, hay personas interesadas en erradicar esta cifra y por eso se creó esta conmemoración en 2006, cuando el concejal de Esperantina (Brasil), José Arimateia Dantas Lacerda, impulsó una ley para defender el placer sexual en las mujeres, estudiarlo y abordarlo como una cuestión de salud pública.

Pero a José hay que ayudarle, por ello, les compartimos algunas posiciones sexuales que las mujeres pueden practicar para llegar, al fin, a ese anhelado orgasmo.

Alineación Coital:

El clítoris es el órgano sexual femenino más sensible, por ende es el que más se debe estimular. La alineación coital es una versión contemporánea del “misionero” y consiste en que ella está acostada sobre su espalda con sus piernas cerradas y él la penetra de frente con las suyas abiertas. Esta pose permite que se estimule “el monte de Venus”, es decir, el tejido graso que cubre los huesos pélvicos y que se encuentra bajo piel, y aunque no se va a dar una penetración mayor a 2.5 cm, el placer se va a dar como si estuviera toda adentro.

Borde de la cama:

En esta es todo lo contrario a la anterior, hay más independencia para ella y para él y la penetración es profunda. Ella se debe recostar en la cama con su cadera justo en el borde; él alzará sus piernas, las apoyara cerradas en su pecho y así podrá penetrarla. Si se tiene un pene de grandes proporciones es mejor no realizarla, porque puede hacer mucho daño.

El Arco:

En esta lo que se pretende es estimular la parte interna del clítoris. El hombre va acostado, mientras que ella se sienta de espalda a él y se inclina hacia atrás. La mujer podrá flexionar sus piernas para tener un mejor equilibrio y mejorar esto apoyando las manos hacia atrás. La idea es que ella mueva su pelvis hacia adelante y hacia atrás para que haya más fricción entre el pene y el clítoris.

Domingo por la tarde:

El nombre lo dice todo, es una posición para que ella se relaje y a la vez sienta mucho placer. La mujer va acostada “boca arriba” con las piernas abiertas: una de ellas va apoyada en el hombro del hombre y la otra entre las piernas de él y así la van a penetrar. Se lee complicada, pero cuando se pone en práctica se da de forma muy natural.

La favorita:

Esta es simple: pregúntele a la chica cuál es su favorita. Si no sabe cuál es, ayúdela a encontrarla, y si la tiene clara: ¡COMPLÁZCALA! Al final es su día y es ella la que tiene que disfrutar. Y ahora no es que a partir de mañana solo se va a complacer al hombre porque ya no estamos en el Día del orgasmo femenino, no, a partir de ahora el placer tiene que ser equitativo.