in

La poderosa hinchada suma una nueva decepción

Por: Mauricio Correa

Mauricio Correa 1200x720 2 1

Con su mirada en el piso, sus manos dentro de los bolsillos y mojado de pies a cabeza, me encontré al abuelo bonachón en las afueras del estadio Polideportivo sur de Envigado después de haber concluido el encuentro entre el Deportivo Independiente Medellín y el Atlético Nacional.

El ya octogenario hincha del “Rey de corazones” y miembro fundador de la barra del “Cachetón” una vez me vio, con saludo poco efusivo y mirando más al piso que a mis ojos, alcanzó a decirme: “hoy se suma una nueva decepción”.
Que puedo decirle abuelo, usted tiene toda la razón y la verdad se queda uno corto con este Medellín, unas veces te ilusiona y otras no como ha pasado en los últimos dos encuentros.

Una larga pausa encontré en el abuelo y cuando iba a seguir con mi opinión, él con una voz pausada que me tocó poner mi oreja para poder oírlo me dijo: “Julio es un técnico impredecible, descifrarlo es difícil hacerlo, es como si no tuviera una identidad de juego, cada partido es una caja de sorpresas, el asunto es que en unos encuentros le sale y en otros no, este Medellín de Comesaña me cuestiona como para preguntarme ¿A qué jugamos?

Lea también
¡Antioquia con hambre!

Así es abuelo y para nuestro infortunio tenemos jugadores en defensa que no están dando la talla y para el colmo, don Julio insiste con ellos hasta el punto de dar ventajas que nos han costado tanto, que no marcamos una diferencia en el juego como acabó de pasar con los verdolagas.

Mirándome ya fijamente a los ojos el octogenario seguidor del rojo me manifestó: “Mire Mauricio, yo acabo de cumplir 80 años, seis más que Julio. A las edades que tenemos los dos uno ve las cosas con más calma, analiza más y antes de tomar una decisión, nos tomamos el tiempo que consideramos necesario. Comesaña no es ajeno a esto y por ello a veces lo entiendo en la demora en hacer cambios, en darle lectura a un partido y tomar decisiones inmediatas”.

Lea también
Sí a la venta de las acciones de UNE con garantías para los trabajadores

Abuelo eso tiene su lógica, pero igual él tiene unos asistentes que… iba a seguir con mi relato cuando me interrumpió diciendo: “ahí está el asunto, hasta qué punto el ‘Choto’ como el ‘Gordo’ David tienen tanto peso o criterio como para enfrentarlo y decirle, venga ‘profe’ por ahí no es la cosa, hay que hacer estos cambios de inmediato, sea de jugadores o de juego. Yo lo que creo es que hay mucho respeto hacia el estratega rojo como para contradecirlo”.

En fin abuelo, este partido indiferente de que el rival de patio se hubiese quedado con nueve jugadores o no, había que ganarlo, los clásicos tienen esa connotación y la poderosa hinchada lo sabe.

A manera de despedida y dejándome solo alcanzó a decirme, “tienes razón Mauricio y por lo visto hoy acá en Envigado, este Medellín de Comesaña contando con lo presenciado en Pereira, suma una nueva decepción a su poderosa hinchada”.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias