in

Plata es plata

Por: Diego Calle Pérez

diego calle 1200 x 720

Plata es plata, lo dijo el candidato que estuvo de alcalde en la ciudad billonaria y no sabe cómo se gestiona con las partidas asignadas para regalías. Plata es plata, si es la que llega a las cuentas de las alcaldías es más fácil volverla efectiva en contratos. Plata es plata, es el tema fundamental en las campañas a las alcaldías sin importar la categoría. La situación es lamentable escucharla y más de un funcionario que estuvo como repartidor del gasto público y representante civil según la constitución política.

Plata es plata, todo se mueve por el intercambio económico. Todo tiene un valor, la oferta y la demanda, el auge y la recepción hacen que se mueva el dinero entre el gasto y el consumo. Más no se trata de justificar lo compleja que se vuelve la expresión. Plata es plata, en eso se están convirtiendo las administraciones municipales sin importar el municipio, las subregiones y los departamentos, todo parece un rompecabezas que podríamos llamar, plata es plata. Las fichas se van ajustando a la medida que se van destapando, no importa el aval, lo fundamental es llegar para contratar. Así está la apuesta, hasta el personerito escolar quiere ser alcalde cuando sea graduado de bachiller.

Lea también
El derecho a elegir sin miedo

Plata es plata, podría ser tan efectivo como el refrán piensa mal y acertarás, el tema es tan largo y ancho como el río Magdalena y el río Cauca en el cuál un tramo quedó en la represa Ituango que ha representado el mayor gasto de plata para la empresa emblemática de Medellín. Aquí la situación es la mala jugada que le pasó por la cabeza al candidato, se ve lo poco responsable que le puede producir el manejo de los ingresos financieros del estado. Plata es plata, y se inventan como quemar el presupuesto municipal.

Lea también
La salud “madurista” de Petro

Es por ello que nunca concuerdan los programas y proyectos que presentan ante la ciudadanía y lo que terminan al final de su periodo desde el presidente, el gobernador de turno y los alcaldes. Se inventan como legalizar las regalías, se inventan puentes donde no hay ríos y escuelas donde no hay estudiantes. Plata es plata, se inventan donde quemar el presupuesto y quedan obras como elefantes blancos los mismos que denuncian los lunes en 1, 2,3 y la ñapa con el detrimento patrimonial con el que queda endeudado el municipio. Plata es plata, dice el candidato y cualquier parecido es realidad para los 1.103 municipios que hay en la Colombia resquebrajada en los manejos porque, plata es plata.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias