Síguenos

Noticias de Colombia

Piden respeto a la misión médica tras 169 ataques durante las protestas en Colombia

Publicado

el

Misión Médica
Manifestantes abren paso a una ambulancia durante una protesta en rechazo a la violencia ocurrida en las protestas el 6 de mayo de 2021 en el Parque Nacional de Bogotá (Colombia). EFE/ Carlos Ortega

Bogotá, 25 may (EFE).- Las autoridades colombianas han registrado 169 ataques a misiones médicas en las casi cuatro semanas de protestas en el país, por lo que piden que se deje circular a los vehículos con personal sanitario para que no se repitan tragedias como la muerte de dos bebés prematuros en ambulancias.

Los bloqueos en carreteras y salidas de ciudades que mantienen algunos manifestantes están dificultando la atención sanitaria de urgencia y la llegada de insumos a hospitales y material fundamental en el país, que atraviesa su peor ola de la pandemia, como el oxígeno o las vacunas contra la covid-19.

«En las protestas de 2019 hubo agresiones contra el personal de salud y contra la misión médica, pero es claro y evidente el aumento significativo en el periodo de estas tres semanas», aseguró a Efe el viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso.

Las protestas en Colombia comenzaron el 28 de abril contra la ya extinta reforma tributaria, pero continúan desde entonces con graves acusaciones del uso desmedido de la fuerza por parte de la Policía, que ha dejado 43 muertos.

Hasta la fecha, Moscoso aseveró que se han producido «169 afectaciones severas contra la misión médica», con alguno de los peores episodios vividos en los últimos días.

DOS BEBÉS MUERTAS

El pasado sábado fueron atacadas varias ambulancias en el Portal de las Américas, uno de los barrios donde persisten las protestas en Bogotá, después de que mensajes en redes sociales decían falsamente que la Policía estaba usando estos vehículos para transportar munición y efectivos.

«Las ambulancias funcionan de forma independiente y nosotros hemos querido estar alejados del contexto político de la situación», alegó el viceministro, quien subrayó que solo buscan «proteger y cuidar la salud de las personas».

También el sábado pasado se informó de la muerte de una bebé recién nacida que era trasladada de la ciudad portuaria de Buenaventura (en el suroeste) a Cali para recibir cuidados intensivos, cuando se impidió el paso de la ambulancia de madrugada.

Se trata del segundo caso de este tipo después de que otra ambulancia que se dirigía a Bogotá fuera atacada el pasado 4 de mayo en la localidad de Tocancipá para llevar a una mamá en trabajo de parto prematuro, cuyo bebé no pudo sobrevivir.

«Este es un tema directo de intolerancia y (de) no entender los derechos de las demás personas ni a la misión médica que lo que hace es proteger la vida de los demás», consideró Moscoso.

El director ejecutivo de la Cruz Roja colombiana, Francisco Moreno, explicó a Efe que hay un «cúmulo de circunstancias» que están llevando a los jóvenes que protestan a comportarse de esta manera, «una desconfianza generalizada» y que también hay «muchos ánimos exaltados en estos puntos de concentración que a veces no permiten que razonen bien todas las personas».

PROBLEMAS DE SUMINISTRO

Los bloqueos también están provocando un problema en el transporte de insumos médicos y «un desabastecimiento importante en hospitales y en clínicas de medicamentos y de oxígeno», según constatan desde la Cruz Roja colombiana.

Para conseguir que lleguen los medicamentos y el oxígeno a los hospitales, el Ministerio de Salud asegura que realiza entre 80 y 100 caravanas médicas diarias a diferentes puntos del país, que forman convoyes de camiones para que el paso se les pueda facilitar.

La Cruz Roja colombiana ha acompañado 56 caravanas con 140 camiones en estas semanas que han llegado a 37 hospitales. Trabajan con una avanzadilla que informa a los líderes de los bloqueos que va a llegar la caravana para mediar y permitir el paso.

Una vez llegan los camiones, les permiten a los que están en los puntos de bloqueo examinar el material, si así lo desean, y continúan el camino.

El problema, subrayó Moreno, es que a veces entre dos ciudades hay entre 3 ó 4 bloqueos y este procedimiento se tiene que repetir en cada punto.

«Entre Cali y Bogotá, que en un recorrido normal puede durar 7 horas, en estos recorridos hemos durado dos días y medio», ejemplificó.

Quienes imponen los bloqueos aseguran que el paso de vehículos médicos está garantizado, pero la Cruz Roja colombiana pide un tránsito más libre para las ambulancias o los vehículos de transporte que circulen solos para evitar nuevos incidentes.

«Nosotros lo que queremos es la protección de la misión médica, la protección de los insumos, y que nuestros pacientes puedan llegar a atenderse, eso es lo que queremos, proteger y cuidar la salud de las personas», resaltó Moscoso.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad
Publicidad

Medellín