Pese a alivio en inflacción, la economía de los venezolanos no mejora

Vista de billetes de Bolívares
billetes de bol%C3%ADvares
Vista de billetes de Bolívares

La moneda venezolana entró en hiperinflación en 2017, y hoy día sigue esfumándose con rapidez de los bolsillos y las cuentas de unos ciudadanos cada vez más pobres, que no terminan de sentir un alivio financiero pese a que el país lleva cuatro meses consecutivos con una inflación desacelerada.

La nación con las mayores reservas probadas de petróleo también es superlativa en su índice de precios al consumidor pues cerró 2018 con una inflación de 130.060,2 %, según el Gobierno, y pesa sobre él un pronóstico de 10.000.000 % de inflación para finales de este año, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los venezolanos siguen sintiendo que la inflación devora rápidamente sus ínfimos ingresos, en un país donde la mayoría de ciudadanos ganan menos de 50 dólares al mes.

Lea también
Suben a 351.000 las solicitudes de subsidios por desempleo en EE.UU.

Que la economía venezolana está «destruida», como alega el Parlamento de mayoría opositora, parece incontestable, pero la ralentización en las subidas de precios también es un hecho que mide mensualmente el Legislativo, el mismo organismo que cifró la inflación del año pasado en 1.698.844,2 %.

mercado Caracas
Mujer hace compras en un mercado en Caracas.

Terminado el primer semestre, Venezuela ha acumulado apenas 1.155 % de inflación por lo que es «muy probable» que el augurio millonario del FMI para este año sea «reajustado», o así lo cree el diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas del Parlamento.

Lea también
China declara "ilegales" todas las transacciones de criptomonedas

Sin embargo, esto no significa que el país haya salido de la hiperinflación en la que entró desde el segundo semestre de 2017 pues, a juicio del Legislativo, se requieren 12 meses seguidos por debajo de 50 % en el índice mensual de alza de precios y otros correctivos financieros.

«Tengo dos hijos y se me hace difícil el día a día, alimentarlos, la comida», dijo Arly Correa, una caraqueña de 29 años que no ha sentido la desaceleración inflacionaria y asegura que tiene «que hacer maromas hasta para (pagar) el pasaje».

Redacción Minuto 30 y EFE.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram