Síguenos

Opinión

Personaje público. Por: Santiago Jaramillo

Publicado

el

santiago jaramillo app

Desde niño, soñé ser un gran futbolista, jugar en Boca Juniors, hacer un gol en el último minuto de la final de la Copa Libertadores y dedicarle el gol a mi hermano en la declaración del triunfo en medios de comunicación: Sueño incumplido. Confieso que aún se me cruzan por la mente ideas como éstas, al celebrar los goles de Colombia en el mundial, también envidio ese momento de gloria de James Rodríguez, qué emoción ser el centro de atención del planeta y el ídolo de multitudes, lo que genera para él, una responsabilidad extra, ser un personaje público, imagen para el mundo.

Santiago Jaramillo

Santiago Jaramillo

El peso de la fama es no poder evitarla en muchos momentos, lo digo recogiendo entrevistas de grandes personajes que comparten esta opinión. De qué se habla cotidianamente en charlas entre amigos… del político torcido, del goleador del mundial y de la borrachera de la presentadora de tv; siempre en alguna conversación, se citará el tema de moda con algún famoso, los personajes públicos, son comidilla de todos y fiel reflejo de nuestra sociedad.

En un mundo caótico, como simple ciudadano, exijo un comportamiento adecuado de personajes públicos que tienen la responsabilidad de hacer un serio trabajo, cuya presunción ética y moral debería ser ejemplar, es una regla de civismo, no una obligación legal. Al reclamar esto, muchos me han criticado de cansón, falto de oficio y moralista, algunos conocidos, me han discutido acciones de mi pasado ¡Vea pues, qué suelten a Barrabás, qué vivan los fariseos!

“Petro no debe ser sancionado por volver un basurero la capital y es un perseguido político, Luis Súarez paga el complot contra el pueblo uruguayo, Messi no saludó al niño en el acto protocolario porque estaba enfocado en el partido y Santos no estaba dormido en el estadio contra Costa de Marfil, estaba orando” Haga usted una irregularidad equiparable a su cargo como la de Gustavo “estoy seguro” que su jefe le dirá que se quede tranquilo y que puede continuar en su empleo, atrévase a morder al defensa rival en el picadito del barrio “seguro” que simulando un choque con su hombro, se lo van a creer, no salude a un niño que siente admiración por usted, “última palabra” que dormirá con la conciencia tranquila y duérmase en la primera obra de teatro de su hija “mil a cero” que ella lo olvidará para siempre.

Yo sí creo que tener el rótulo de famoso, tiene consigo una gran responsabilidad con la comunidad, al admitir los errores y procurar llevar una vida en orden que de alguna manera, sea ejemplo para los demás. A manera de anécdota personal, les comparto 2 historias: Hace pocos años estuve involucrado en la organización de varios conciertos en la ciudad de Medellín, en uno de ellos, vi la crueldad de un artista vallenato, al negarle el anhelo de un autógrafo y una foto, mediante su manager, a una niña que padecía una enfermedad terminal, que fue contactada conmigo, por una seria fundación de la ciudad, a ella no le bastó como aliciente la “Buena Suerte” que repetía el artista en la televisión y no lo pudo conocer personalmente. En otra ocasión en un concierto de salsa, cuya atracción principal era Andy Montañez, éste no aparecía en el hotel, ni en el celular, ni en ningún lado donde la organización lo había dejado, pocos minutos después, se nos notificó en una de las entradas del evento, que había llegado en un taxi solo y diciendo, buenas noches, me permiten pasar si son tan amables, a mí me contrataron para cantar hoy.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad