in

La Paz se logra defendiendo la institucionalidad

Por: Juan Camilo Restrepo Gómez

Juan Camilo Restrepo 1200 x 720

Para fortalecer la paz y la seguridad, se requiere presencia institucional. Como Comisionado para la Paz y Consejero para la Seguridad Nacional (encargado), trabajamos arduamente para consolidar la Paz con Legalidad. La paz no se hace desde el escritorio; se hace en el territorio.

Por esto, debo decir con firmeza, que a quienes hacen parte de los grupos armados organizados, a quienes están en la ilegalidad, les quedan 3 caminos: el primero, que se enfrenten a la Fuerza Pública y a la institucionalidad, y entonces sean neutralizados, como fue el camino que decidieron alias Fabián y alias Uriel, entre otros.

El segundo camino, seguir delinquiendo y que en cualquier momento sean aprehendidos, como sucedió con alias Otoniel, capturado en una operación conjunta entre la Policía, el Ejército y la Fuerza Aérea, en el Urabá antioqueño, y que ahora pretende no ser extraditado, con artimañas leguleyas lideradas por su equipo jurídico y algunos individuos que con algo de sorna me doy en denominar los «pazólogos de la 93», predicadores de carreta e ínfulas de ser “constructores de paz”, cuando en realidad lo que hacen es todo tipo de tretas habidas y por haber, buscando deslegitimar la institucionalidad y la acción del Estado. El tercer camino, es el de la Ruta de la Legalidad, camino que unos han acogido voluntariamente, y otros, ante la presión de la Fuerza Pública y de nuestras instituciones.

Lea también
¿Qué valores éticos promueve la Resolución 755 de 2022, sobre Políticas de Enfermería?

La buena noticia consiste en reafirmar que el tercer camino, el de La Ruta de la Legalidad, se sigue consolidando como la oportunidad más expedita, y preferida para la reincorporación a la sociedad de exintegrantes de grupos ilegales. El pasado miércoles 9 de marzo, por ejemplo, asistimos a la desmovilización y sometimiento a la justicia, en el departamento del Cauca, de 11 integrantes del Eln y las disidencias de las Farc, entre los que se encontraban dos mujeres y una menor de edad, desvinculada de forma inmediata y puesta en manos del ICBF.

Todo nuestro reconocimiento al gobierno del presidente Duque y a nuestra institucionalidad, toda vez que esta entrega se dio luego de la presión que tanto el Ejército Nacional como la Policía Nacional vienen haciendo en el suroccidente colombiano. Siete de estas personas hacían parte del grupo armado organizado del Eln, y dos de la estructura “Carlos Patiño” de las disidencias de las Farc. Sin duda, la articulación de la Fuerza Pública, la Fiscalía General de la Nación y el Gobierno Nacional, permite que ocurran estas entregas, que poco a poco consolidan la Paz con Legalidad en todo el territorio colombiano.

Desde el inicio del gobierno del presidente Iván Duque Márquez, en el año 2018, y a la fecha, 1.883 integrantes de estos grupos retornaron a la vida en sociedad, gracias a la oferta institucional del Gobierno Nacional. Ahora, estos exintegrantes seguirán la ruta señalada y legal para el proceso de reintegración y postulación a subsidios para proyectos productivos, acompañados siempre por nuestra Oficina de Alto Comisionado para la Paz. Aquellos, con antecedentes penales, simplemente rendirán cuentas ante la justicia.

Lea también
Somos el faro de libertad de América Latina

En lo que va corrido del año 2022, mediante el camino Ruta de la Legalidad del Gobierno Nacional, acorde al Decreto 965 de 2020, se han sometido 73 personas que hacían parte de grupos armados organizados como el Clan del Golfo, Caparros, Pelusos y residuales. Por su parte, 21 integrantes del Eln se desmovilizaron, después de acogerse al Decreto 128 de 2003, para la reintegración a la sociedad, y así gozar de una nueva oportunidad de vida para ellos y sus familias.

Es claro que a la sociedad y a este gobierno, nos duele especialmente el delito de lesa humanidad, consistente en obligar a menores de edad a participar en acciones delincuenciales que los priva de cualquier proyecto de vida para bien de la sociedad y de sus familias; por tal motivo, me complace expresar que uno de los logros de mayor repercusión para la sociedad colombiana, en este gobierno, es la desvinculación de 28 menores de edad, reclutados de manera forzada por los ilegales.

Delinquir, no paga. ¡Autoridad en lugar de poder, para que surja la convivencia en lugar del crimen!

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias