Síguenos

Opinión

¿Ojo por ojo, diente por diente?

Publicado

el

Sebasti%C3%A1n L%C3%B3pez Valencia Con Seguridad

Los hechos de violencia por parte de dos policías en los últimos días, totalmente reprochables y a quienes debe caer todo el peso de la ley, ocasionaron la muerte a un padre de familia, esposo, abogado de profesión y que actualmente trabajaba como taxista, Javier Ordóñez. Y además, desataron una oleada de violencia por todo el país.

Soy padre y esposo, y no me alcanzo a imaginar el dolor que puede estar sintiendo la familia de don Javier en estos momentos. Este será un hecho para jamás olvidar, pero que sin duda alguna no justifica que la respuesta a ello sea con más violencia, y peor aún, si esta es promovida por discursos de odio a manos de líderes políticos, haciendo referencia al hoy senador, Gustavo Petro.

Los hechos vandálicos sin duda son un plan orquestado por quienes no han reclamado nunca las miles de muertes que ha dejado el narcotráfico, todo lo contrario, que lo defienden y promueven desde acuerdos de una paz ficticia que lo único que buscaba era garantizar impunidad a terroristas y narcotraficantes.

Hay que ser coherentes. Y frente a esta situación, responder a hechos de violencia con más violencia no soluciona absolutamente nada, todo lo contrario. El caos generado y promovido, por encima de los efectos económicos que pueda producir, conducen a que estos hechos cada vez sean más frecuentes y se repitan con más fuerza.

Publicidad
Publicidad

Medellín