in

¡Ojo con el 2.022!

santiago jaramillo 1200 x 720

Álvaro Uribe Vélez ha sido el único alcalde destituido de Medellín, cuando pertenecí al CD e iba a conocer a su alteza real, le redacté un artículo sobre su «Vida y obra» y cuando en el mismo, señalé que Álvaro Villegas Moreno, exgobernador antioqueño le había pedido su renuncia por solicitud del entonces presidente Belisario Betancur Cuartas, sin escribir el motivo, «Se enojó en demasía», para colmo el regaño fue delante de mi padre Jaime Hernando Jaramillo Ramírez (QEPD) en el primer encuentro que sostuvimos con él en su guarida de Llanogrande, era mi obsequio como párvulo escriba, sin embargo me señaló que debía omitir ese hecho y que solo podía mencionar que fue alcalde medellinense.

En los ochentas estábamos con la carta magna de 1.884 y los gobernadores nombraban a todos los alcaldes de sus jurisdicciones y Uribe Vélez fue elegido en Medellín, pero tres meses después, el presidente de turno le solicitó al gobernador antioqueño que lo cambiara por sus claros vínculos con el cartel de Medellín. «Buen muchacho».

El helicóptero de Alberto Uribe Sierra, padre del expresidiario político antioqueño, «No estaba recogiendo café» en el máximo laboratorio de cocaína incautado por el entonces gobierno con el valiente ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla. Se trató del helicóptero HK-2704. Registros oficiales ampliamente documentados por la prensa y la justicia, dan cuenta que la aeronave fue encontrada el 11 de marzo de 1.984, en el operativo al complejo cocalero conocido como Tranquilandia, ubicado en márgenes de río Yari entre los departamentos del Caquetá y Putumayo. El papá de Álvaro era traqueto.

Álvaro Uribe Vélez ha sido el director de la Aerocivil más querido por los narcotraficantes, bajo su mando autorizó entre otras, la pista de narcotráfico de la Hacienda Nápoles, este hecho no es menor, Pablo Escobar Gaviria era el narcotraficante más reconocido orbitalmente, pero el único que no sabía eso era Álvaro, parece. El político de los entonces marianos colombianos tuvo un mega cargo para ese gremio de cacos, que inyectó millones de dólares a la economía subterránea colombiana y aún lo sigue haciendo.

Amo este país y considero que en este plano existencial somos todos absolutamente iguales, por tal menester me animo a revelar nuevamente misivas puntuales de un falso cardenal que señala el supuesto peligro de elegir algo distinto a él en el 2.022, este mentecato tiene abundante poder y me hizo mucho daño, también a mi reputación, tan solo por que tuve los cojones de enfrentarme con la verdad a él siendo un minúsculo ciudadano en reconocimiento y dinero, pero tengo la valentía que forjé como buen calasancio y seguiré denunciando los atroces horrores que este diminuto ser, le causa a la nación.

Lea también  Medellín: ejemplo para Colombia en la lucha contra la pobreza.

Las FARC ya no existen, surgieron algunas disidencias que regresaron al monte pero este grupo terrorista que en armas causó tanto terror en Colombia, ya tuvo un proceso de paz real y muy complejo en el cual cambiaron los fusiles por la oratoria en el Congreso Nacional y el retorno de sus miles de excombatientes a la civilidad. Álvaro no quiere aceptar tal realidad orbital y motiva día y noche al odio y al rencor contra el mayor éxito republicano del nuevo milenio de la nación, Juan Manuel Santos Calderón no se ganó el Nobel de Paz por gestar la guerra como él. El discurso bélico y la terminología oxidada para crear sofismas como los célebres «Neochavismo», «Socialismo del siglo XXI», «CastroChavismo» o «Nos vamos a convertir en Venezuela» y otros, son un cuento ya viejo que genera tan solo animadversión en los más oxidados vestigios de sus seguidores a través de su secta antidemocrática.

Querer a la familia es un deber ser, pero favorecer a los hijos en un claro acto multimillonario de corrupción es algo que debe castigarse y denunciarse, Álvaro Rozo Castellanos, exalcalde de Mosquera, Cundinamarca, les hizo algunos favores a Tomás y Jerónimo Uribe Moreno por instrucciones del expresidiario colombiano, uno de ellos fue cambiar el uso de unas tierras: pasaron de ser de explotación agrícola para ser de uso industrial. En 2.008 la DIAN declaró dichos terrenos como «Zona Franca Permanente» lo que valorizó su inversión inicial de tres mil millones de pesos, en 91 veces más de ese monto. ¡Divinos los manilleritos emprendedores!.

En el gobierno del exreo y expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez se dieron órdenes a las FF.MM. de asesinar 6.402 civiles y mostrarlos ante la opinión pública como bajas de las fuerzas guerrilleras. 6.402 vidas inocentes como la suya o la mía, que por instrucciones del entonces líder de Colombia, debían mostrarse como botín de guerra y que la lucha la estaba ganando el estado. Tamaño crimen genocida, de lesa humanidad.

Lea también  Fútbol, moral y patria

La manipulación de la justicia es magna cuando de Álvaro Uribe Vélez se hace referencia, los casos de la parapolítica tienen preso a medio gabinete suyo, nunca a él. Casos de corrupción multimillonarios como Agro Ingreso Seguro, la YidisPolítica y el supuesto cartel de falsos testigos en su contra, que le jugó un verdadero boomerang a él y al orbe, al esclarecerse que eran verídicos pero orquestados por él mismo Uribe Vélez en contra del senador Iván Cepeda, con miles de minutos de audios suyos como prueba reina, despejaron aún más el panorama para el delincuente más impune de la nación, ya que como en los casos anteriores, están presos sus peones y no el rey, por lo que su abogado Diego Cadena se tragó toda la carga procesal.

No se puede ir a misa sin entender que Dios es amor, “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo” (Juan 14:26–27). El perdón no ha llegado ni al corazón de Álvaro ni mucho menos al corazón grande que dice tener su colectividad. Un nuevo país debe surgir con valores humanos, los mismos que adolecen los vasallos alvaristas que son felices compartiendo fotos con los clérigos católicos y cristianos a las salidas de las iglesias, también profanan ser los idóneos dirigentes de la república repartiendo publicidad en los exteriores de los templos, pero no practican el evangelio, ni lo leen, ni lo entienden.

Ojo con el 2.022 para que elijamos un camino bien distinto de lo que expone este vil ser humano, él es un reo eterno de la conciencia colectiva nacional en toda su historia, el peor colombiano de nuestros tiempos, el enemigo es él, debemos derrotarlo en las urnas, castigar a sus sectarios y darle un nuevo rumbo a la República de Colombia. ¡Ojo con el 2.022!.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias