Síguenos

Opinión

Nuevamente tras las rejas

Publicado

el

sara espitia

sara espitia

La memoria histórica del Cartel Medellín, “el activista político y defensor de los derechos humanos” Jhon Jairo Velázquez Vázquez, más conocido como alias Popeye fue capturado por las autoridades hace unas semanas y posteriormente fue trasladado a la cárcel de máxima seguridad de Valledupar.

El ex sicario que además de ser uno de los sobrevivientes de la guerra entre el Estado y el narcotráfico; se llama a si mismo un defensor de los derechos humanos y dice a través de su canal de YouTube estar “arrepentido” por todos los crímenes que cometió trabajando para Pablo Emilio Escobar Gaviria; tiene una doble moral muy marcada, pues fue capturado por los delitos de concierto para delinquir y extorsión agravada.

Esto se dio tras meses de investigaciones por parte de la Fiscalía, la Procuraduría, y el Gobierno americano, quienes le habrían puesto a lupa a Jhon Jairo para comprobar que seguía relacionado con el crimen organizado, luego de asistir a una fiesta en la que se celebraba el cumpleaños de alias Tom, uno de los cabecillas de la ‘oficina de Envigado’ y quien manejaba el 80 por ciento de la delincuencia en Medellín.

El lugarteniente del fallecido narcotraficante deberá responder ante la justicia por seis cargos que le fueron imputados en la audiencia del pasado 26 de mayo. Puesto que además de los delitos de concierto para delinquir y extorsión agravada, por los cuales se hizo efectiva la captura; se sumaron las denuncias tras las amenazas que Velázquez publicó en Twitter contra el candidato presidencial Gustavo Petro y sus seguidores, por ello, el juez segundo de control de garantías, luego evaluar los elementos materiales probatorios le imputó los cargos por hostigamiento agravado, amenaza, instigación para delinquir y obstrucción a la justicia.

Sin embargo, él se declaró inocente y no acepto los cargos. Además, se mostró tranquilo desde el momento de la captura, pues como el ex sicario ha mencionado en reiteradas ocasiones «No le temo ni a la cárcel ni a la muerte”.

Por otro lado, Pamela, la mujer que lo acompaña en sus videos, informó que el canal de YouTube continuará, no solo con material que estaba previamente grabado, sino que además se realizarán videos dentro de la cárcel de Valledupar. “Nadie me callará seguiré desde la cárcel” dijo Popeye.

Sin embargo, con acciones como estas Jhon Jairo comprobó que su “arrepentimiento” era una pantalla y una estrategia, como lo menciona el crítico de televisión Omar Rincón para el documental en Netflix: De Sicario a YouTuber “Que Popeye diga que él intenta jugar a la verdad y contarle a este país para que no cometa esos errores, es mentiroso, esta tratando de hacer una celebrity de sí mismo y de negociar con eso”

Pese a esto, Jhon Jairo cuenta con la admiración de muchos seguidores de todo el mundo, que lo están apoyando por redes sociales y esperan que recobre su libertad pronto.

Publicidad