Nos la merecemos

Por: Surany Arboleda Arias

Son 180 municipios libres de sospecha de minas antipersonal en Colombia, cifra que se ha logrado alcanzar en el gobierno del presidente Iván Duque Márquez y bajo la Oficina del Alto Comisionado para La Paz, dirigida por Juan Camilo Restrepo Gómez una cifra que cumple una meta y permite aspirar a nuestro país a la candidatura de la Presidencia de la Convención de Ottawa, Estados partes que se reunirán los día 15 al 19 de noviembre en ciudad de La Haya.

Los buenos resultados y cifras recientemente obtenidos en materia de desminado nos pone internacionalmente, en medio de tanta crisis, en un buen punto, pues nuestra percepción en el exterior cambia, permitiéndonos así convertirnos en un país de gente mucho más respetuosa de los derechos humanos, y logrando que ello se traduzca en cifras de nuevos negocios, nuevos visitantes, abriendo así nuevos canales comerciales para nuestros productores.

Lea también
Doble Cero, de las AUC

Hablé con la Corporación Semillas de Paz y Progreso ellos destacan la lucha del Gobierno Nacional por terminar el flagelo de las minas antipersonal, pero profundizan en que las subregiones del Bajo Cauca y Nordeste Antioqueño merecen un tratamiento especial. “No podemos olvidar que nunca será suficiente el trabajo de desminado y como una Organización encargada en defender los Derechos Humanos no estaremos tranquilos hasta que en nuestros municipios ningún Colombiano siga perdiendo la vida o alguna extremidad a causa de estos artefactos”.

Todos sabemos que en materia de derechos humanos esta presidencia sería importantísima de llegarse a lograr, sería todo un reconocimiento al esfuerzo que como país venimos haciendo, un esfuerzo que la comunidad mundial estaría aplaudiéndonos, además, sería una magnífica invitación y mensaje para que como país continuemos la construcción de territorios con mensajes que propendan a la construcción de paz con legalidad, equidad, sana convivencia y la recuperación del tejido social y familiar en épocas en las que parecen dispararse las cifras en delitos menores que nos arrodillan como sociedad, delitos y eventos que generan dolor y un manto de tristeza.

Lea también
Decadencia

Yo sí creo que como colombianos nos llegó la hora de que empecemos ¡ya! la cosecha del país que tanto pedimos.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram