Síguenos

Opinión

Negociación del salario mínimo, el mismo ritual anual

Publicado

el

Ariel Pe%C3%B1a

Se está reuniendo por estos días, la comisn de concertación de políticas laborales y salariales, para fijar el salario mínimo legal en el 2015, que en la actualidad se encuentra en 616.000 pesos mensuales; dentro del organismo tripartito están representados el gobierno, los trabajadores y los empresarios: calculándose que en Colombia cerca de un millón trescientas mil personas ganan ese mínimo, pero además cerca de 11 millones perciben menos de ese salario y 17 millones y medio reciben por debajo de dos mínimos.

Ariel Peña

Por su parte la ANIF( asociación de instituciones financieras) se anticipo desde el mes de septiembre a proponer un aumento del 4.5% basándose en una inflación de 3% en el año con una productividad de 1.5% para un salario mínimo de $644.000, pero las cifras han variado y el IPC (índice de precios al consumidor) ha llegado en 11 meses del año a 3.38% superior en 1.71 puntos porcentuales a lo registrado en el mismo periodo del año anterior y, en doce meses de diciembre del 2013 a noviembre del 2014 el IPC presenta una variación de 3.65% con lo cual el salario mínimo debe aumentarse en más de un 5% resaltando que el presidente de la confederación general del trabajo CGT, planteo la necesidad de un salario vital tomando como base el precio de la canasta familiar que en la actualidad supera $ 1.300.000, al cual se debería llegar progresivamente.

También se desprende de toda esta situación, el caso de los pensionados que en Colombia son alrededor de un millón seiscientos mil y el 86% recibe mensualmente menos de dos salarios mínimos legales, pero como van las cosas en los próximos años, ese porcentaje estará con una mesada pensional de un salario mínimo, ya que el aumento para los jubilados que ganan más del mínimo es únicamente el de la inflación causada en el año, lo cual es a todas luces injusto y por eso como parte de la concertación, se debe de pedir la nivelación de los pensionados, por lo menos hasta los que ganan 4 salarios mínimos y que el aumento sea para ese grupo igual al incremento del porcentaje del mínimo.

Recordando que los pensionados, incluyendo los que ganan igual al mínimo, tienen que pagar el 12% en salud, cuando los trabajadores vinculados laboralmente pagan solo el 4% y los patrones el resto, en esas circunstancias el gobierno del presidente Santos debe cumplir con su promesa de campaña reeleccionista con los pensionados y bajarle las cotizaciones en salud para el próximo año, pues las maturrangas no deben ser de un gobierno serio, especialmente si se trata de un sector que le producido riqueza al país por su cantidad de años de trabajo.

Es axiomático que la negociación del salario se ha convertido en todos estos años en un ritual, en donde en la mayoría de los caso se ha fijado por decreto y solo en contadas ocasiones se ha llegado a un acuerdo, lo que demuestra que se deben de implementar nuevos mecanismo de concertación, que permitan no solo el incremento de un salario mínimo justo para quienes lo ganan, sino que también se deben incluir en las políticas sociales a los trabajadores que se encuentran en la informalidad y el desempleo, ello sería un avance para la prosperidad, subrayando que el consumo se incrementa cuando hay desarrollo de las fuerzas productivas .

A futuro para no continuar con el mismo libreto sobre las negociaciones del mínimo, las centrales sindicales encabezadas por CGT, deberían buscar la movilización de los trabajadores, para que las negociaciones no se conviertan en la misma película, que se ha visto varias veces de la cual ya se sabe el final, sino que hay que hacer conciencia sobre la necesidad de fortalecer la lucha social alrededor de las reivindicaciones, como es el caso del aumento salarial para ese numeroso contingente de trabajadores, y así lograr condiciones dignas de los asalariados, buscando también derogar la ley 789 de 2002 recuperando los recargos nocturnos y pago de horas extras , dominicales y festivos.

Porque además hay que dejar bien claro que las organizaciones sindicales son las representantes legítimas de los trabajadores, por ello grupos narcoterroristas como el de las Farc no se deben de arrogar la representación de los sectores sociales, ya que no se les ha endosado ninguna vocería, como abusivamente lo pretenden hacer en las negociaciones de la Habana con el gobierno.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad
Publicidad

Medellín