in

Mujeres por el cambio en Colombia

Por: Juan Camilo Ortega

Juan Camilo Ortega 1200x720 1 1

El empoderamiento de las mujeres en la sociedad como prácticas de inclusión y desarrollo, hacen que el cambio en Colombia por parte de una sociedad machista, sea más visible, incluyente con nuevos retos y modifique conductas gracias a propuestas de incursión de las mujeres como agentes protagónicos y de cambio en nuestro país, especialmente en Medellín.

Nunca antes se había presentado la oportunidad de darle un papel tan importante a las mujeres como en estas elecciones legislativas y, próximamente en las presidenciales del 29 de mayo. Más a allá de las diferencias que se evidencian en los partidos políticos, hoy hay tres mujeres que están en boga en todos los medios de comunicación y redes sociales, ellas son: Francia Márquez, Verónica Alcocer y Diana Osorio; la primera es la candidata a la vicepresidencia, la segunda la esposa del candidato más opcionado a la presidencia según las ultimas encuestas, y la tercera es la primera dama de Medellín, llamada también Gestora Social. Pero cada una ostenta poder, presencia e inteligencia en su espacio.

Lea también
El discurso del Presidente ante la ONU

Francia Márquez en primer lugar, encarna a una mujer dedicada a sus proyectos y a sacarlos a flote con su tenacidad, fervor y lucha por su punto de vista concerniente al cuidado del medio ambiente; ella es una luchadora incansable, coherente con su pensamiento y además víctima de la violencia en Colombia, por tal razón es también representante de las mujeres que nunca han tenido visibilidad, pero sí olvido en nuestro país.

La segunda, es una mujer espontánea, llena de vida y cercanía con la gente, Verónica Alcocer, es una mujer tímida e inteligente, precisa con sus palabras y de una calidez humana que llama la atención y la vuelven protagonista en el lugar donde esté.

La tercera mencionada es Diana Osorio, la gestora Social de Medellín, querida por la ciudad, fiel representante de la cultura paisa, inteligente, admiradora de los procesos sociales y la transformación de la ciudad, promotora de cambio, que por donde pasa, despierta envidias y roba todas las miradas.

Pero estas mujeres no solas hacen su trabajo, en el reciente encuentro en el parque del poblado, las tres conjugaron su talento en la tarima, acogieron a corporaciones, movimientos femeninos, luchadoras por los derechos de la mujer y otros más, para que se empoderaran, para que al unísono lanzaran un grito de respeto y cuidado, para que todas ellas fueron las protagonistas del cambio en una ciudad tan compleja como es Medellín.

Lea también
Frente a la invasión de tierras…, solidaridad

Las tres son mujeres sorprendentes, pero como ellas, hay miles de mujeres en nuestro país, con condiciones similares que hacen que tengan el valor de creer en ella, de asumir retos, de cubrir ese vacío que la sociedad machista puede tener, ellas y todas las demás mujeres, son la cara ejemplar de una sociedad cambiante, progresista y de mucho apoyo por parte de las nuevas generaciones.

Por esta y muchas razones más, mujeres al poder sería la apuesta al cambio desde lo femenino, desde lo humano y racional, ese punto de vista femenino que da equilibrio y sostenibilidad.

¡Bienvenidas mujeres al poder social!

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias