'La Oveja Roja de la Familia'

Mira mira que locura

Por: Mauricio Correa

La llegada del paraguayo Aldo Antonio Bobadilla Ávalos a la dirección técnica del Deportivo Independiente Medellín tiene a su poderosa hinchada con la esperanza de ver a su equipo con mejores resultados y en una posición privilegiada.

Y es que el por siempre ídolo genera esa pasión y deseo de todos de ver al gran Aldo como el salvador de la causa roja y más cuando los resultados, el bajón futbolístico y la displicencia de la mayoría de jugadores, se encuentra en su peor momento.

Quizás Bobadilla no tenga los pergaminos que permita indicarnos que el “Rey de corazones” cuenta con un técnico con el palmarés suficiente en títulos obtenidos en equipo alguno, pero si con un reconocido rendimiento para oficiar como estratega y eso tiene un valor significativo.

El gran Aldo es pura simpatía en el poderoso seguidor, su condición de líder desde que defendió el arco escarlata genera confianza. Tiene credibilidad, manejo de camerino y lo más importante, el suficiente carácter para poner orden y disciplina en los jugadores.

En momentos cuando el “Equipo del pueblo” se encuentra en los últimos lugares de la tabla de posiciones, llega el ídolo rojo a recomponer un camino que se perdió desde hace rato y donde el inaportante de Lenny Matura es tan culpable como todos hasta ahora.

El poderoso seguidor debe entender y tener la suficiente paciencia hacia Aldo Bobadilla. Recomponer el camino de un equipo que anímicamente así digan lo contrario los mismos jugadores, se encuentra en su peor momento. Hacerlo no es fácil y esa tarea la debe iniciar cuanto antes el nuevo timonel rojo.

El ex guardameta pondrá su sello y su estilo de juego. Identificar las falencias del equipo y mejorar las mismas será un reto que esperemos le dé para ingresar al octogonal final.

No es conformismo, pero si Aldo Bobadilla por lo menos logra levantar el equipo e ingresarlo a la fiesta de los ocho ya es un triunfo del nuevo estratega. Si los resultados por el contrario no se dan, la poderosa hinchada debe entender que un proceso requiere tiempo y paciencia.

Estoy seguro que el mismo ídolo rojo nos dará las alegrías que como jugador le dio al Medellín pero esta vez en su rol de timonel. Aldo siente el equipo, lo conoce en su interior y por ello una vez más la poderosa hinchada gritará: “mira mira que locura mira mira que pasión ese es Aldo Bobadilla que vino al ‘Medallo’ para ser campeón”.

@emecorrea



Opinión

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.