Síguenos

Opinión

Mi voto por la juventud. Por: Pablo Andrés Loaiza

Publicado

el

Pablo Andres Loaiza Bedoya app

Los jóvenes de Colombia constituímos la mayoría poblacional del país. Los colombianos entre 18 y 24 años representamos el 35% de la población y, aunque desconozco la cifra exacta, con certeza, aquellos entre 14 y 28 años (edad legal para ser joven en Colombia) constituirían fácilmente el 45% de la misma.

Pablo Andres Loaiza Bedoya app

Pablo Andres Loaiza Bedoya

Mientras Alemania, un país ad portas de convertirse en un país de jubilados, diseña políticas migratorias bastante seductoras para los países jóvenes (Latinoamericanos principalmente), lograr atraer a sus nacionales y dinamizar así su sociedad y economía; Colombia ignora -por capricho o incompetencia- a la población donde reside el mayor potencial de desarrollo político, social y económico de toda nación.

La situación de la juventud colombiana es aterradora: 6 de cada 10 jóvenes no tienen acceso a la Educación Superior, el 23% está desempleado o tiene condiciones laborales más que precarias (prueba de la ineficacia de la llamada Ley de Primer Empleo) y el 80% de los internos del Sistema Penitenciario y Carcelario del país son menores de 30 años. Esto último, producto de ser una generación que creció en un país donde el crimen y el hampa siempre han pagado, siempre se han salido con la suya, siempre han campeado. Basta con recordar cómo Pablo Escobar en los 90’s pagaba $2’000.000 de pesos por cada policía que se matara -jugosa oferta para los jovencitos ociosos- y vincular así a un sinnúmero de incautos a sus siniestras actividades, y ello empezó a generar en nuestra generación el grave problema de la cultura del dinero fácil; o cómo más de 4.200 niños y jóvenes han sido reclutados por las Farc a la fuerza, con engaños o producto del adoctrinamiento impartido principalmente en las universidades públicas más grandes del país donde viven y reinan con absoluta impunidad (UdeA, Unal Bogotá, UniValle, UIS, UPN, UDistrital, UPTC, etc.).

Nunca en Colombia ha habido un solo líder político que haya estudiado esta situación y esté decidido a remediarlo. Hasta ahora.

Me sorprendí gratamente cuando observé que Óscar Iván Zuluaga hablaba con gran propiedad sobre el tema y proponía planes de choque para cada uno de los problemas que he enumerado:

Multiplicar el Fondo Emprender por 10 para financiar los proyectos productivos innovadores de los jóvenes del SENA, de las universidades e incluso de aquellos que no estén estudiando y homologación de estudios y de prácticas como experiencia laboral. Ampliación de la Jornada Escolar para el desarrollo de actividades deportivas y culturales, gratuidad en la Educación Superior para los niveles 1, 2 y 3 del Sisbén. De mencionarlas todas, sería necesario asignar una separata especial.

Siempre he creído en la capacidad técnica de Zuluaga para poner en marcha estos y otros proyectos que permitan ver a los jóvenes como la esperanza del país y no como la generación perdida… proyectos que espero le devuelvan a los colombianos la confianza en los políticos, en las instituciones, en su país y en sí mismos.

Votaré este 15 de junio para que cese la horrible noche para la juventud colombiana, votaré por Óscar Iván Zuluaga.

Publicidad