in

Medellín no quiere aliados de la corrupción

Juan Camilo Ortega 1200x720 1

Hace pocos días se conoció la decisión del Juzgado Octavo Municipal de Pequeñas Causas de Medellín, que le ordena al Concejo de la ciudad, así como a la Institución Universitaria Tecnológico de Antioquia suspender temporalmente la convocatoria pública para la elección del contralor general de Medellín para el período 2022 – 2025; esta decisión se toma gracias al estudio de la tutela interpuesta por Haver González Barrero, excontralor de Bello, quien no diligenció los documentos de forma correcta y por este motivo no se le reconoce un tiempo de experiencia, González alega que le fueron vulnerados los derechos.

Sin embargo, fuentes cercanas al centro democrático aseguran que González Barrero, excontralor de Bello, es del equipo de los concejales Alfredo Ramos y Julio González, ambos promotores de la revocatoria del Alcalde Quintero, y que la tutela fue interpuesta por la firma jurídica de Julio González solo para torpear la convocatoria y sembrar mantos de dudas en el proceso, con el único fin de generar un ruido que no existe. ¿Será esta otra de las tutelas que perderá el concejal del Centro Democrático?

Cabe recordar que los concejales Julio González, Alfredo Ramos, Simón Molina y Daniel Duque, nunca estuvieron de acuerdo con que la Institución Universitaria Tecnológico de Antioquia llevara a cabo el proceso de elección de la terna para elegir el contralor de Medellín, ya que para ellos la única institución calificada para realizar este proceso era la Universidad de Eafit y así garantizar que su aliada Claudia Restrepo les entregara una terna que ellos pudieran manejar a su amaño.

Lea también  La alegría del abuelo por la final del Medellín

Son múltiples las acciones jurídicas que este grupo de concejales le han interpuesto tanto a la mesa directiva del 2021 del Concejo de Medellín como al Tecnológico de Antioquia, impidiendo que la elección de la terna se lleve en el tiempo establecido, sin embargo, la justicia no les ha dado la razón y todas sus demandas las han perdido.
El pacto de Chuscalito (uribismo y fajardismo) está concentrado en recuperar por las malas, con mentiras, como es su costumbre, lo que perdieron en las urnas.

No les importa el bienestar de Medellín, la división de la ciudad, tachar a personas integras de corruptos, acabar con el buen nombre y sobre todo con el desarrollo de Medellín para luego ellos salir a decir que “fueron quienes salvaron la ciudad en su peor momento”.

Lea también  Elegía al segundón

Hasta ahora lo que sí está claro es que Haver González Barrero no será Contralor de Medellín para el periodo 2022 – 2025, ya que las otras personas que integran la terna tienen una excelente hoja de vida, experiencia y ningún señalamiento mal intencionado.

Lo que sí preocupa es la ambición de Alfredo Ramos y Julio González por tener la Contraloría de Medellín y más cuando Luis Alfredo Ramos (papá) líder del matiz donde pertenecen estos dos concejales, está condenado en segunda instancia por la Contraloría General de la Republica.

Días oscuros vive Medellín por la decidía del centro democrático y el fajardismo, se debe reiterar que no les importa la ciudad, solo quieren volver al poder para llenar sus arcas y los bolsillos de sus amigos; sin embargo, la ciudad está despertando y ya poco les creen, eso se vive y se siente en las calles, en las comunas.

A estos concejales que no quieren a Medellín, les digo que la democracia se respeta, que Medellín no los quiere como aliados de la corrupción.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias