'Lucha Ideológica'

Los calanchines de la dictadura venezolana

Por: Ariel Peña

¿Dónde está la bolita? Es una expresión que se escucha en las calles de las ciudades colombianos, por parte de estafadores que usan a calanchines o pujadores para que las gentes despistadas hagan sus apuestas y así robarlas. Análogamente es indudable que los jefes mafiosos de las Farc, Iván Márquez y Jesús Santrich están sirviéndole a la camarilla comunista venezolana dirigida por Nicolás Maduro y Diosdado Cabello de calanchines, para tramar al Estado y a la sociedad colombiana, amenazándolos con el terrorismo que en la lógica es lo que llaman el rearme de las Farc, buscando que se consolide el régimen totalitario en Venezuela y que los colombianos vivan atemorizados, porque dizque volvió la guerra.

No hay la menor duda que los videos enviados desde Venezuela por el cartel de las Farc, es una cortina de humo, buscando desviar la atención de los medios de comunicación y la opinión pública, para que se olviden que Márquez y Santrich son parte del narcotráfico, el que utilizan como “forma de lucha” de acuerdo a los cánones marxistas leninistas, igual a los bolchevique a principios del siglo XX en Rusia quienes manejaban la prostitución para financiar la revolución, o los talibanes que trafican con el opio en Afganistán para hacer la guerra.

La camarilla comunista venezolana está utilizando a las bandas armadas de las Farc y el Eln, para provocar a Colombia, y realizar ataques desde ese territorio, lo que puede llevar a una persecución en caliente por parte de las Fuerzas Armadas Colombianas, con lo que se podría desatar un conflicto que le serviría a la bestia de Maduro de coartada para tratar de engañar a los venezolanos, porque no hay que olvidar que una dictadura desesperada y sin apoyo, es capaz de cualquier cosa, como sucedió con la dictadura argentina que en 1982 se tomó a las Malvinas para desencadenar un conflicto con la Gran Bretaña y ocultar el desastre que en esos momentos vivía la nación Argentina.

El parasito comunista venezolano de Diosdado Cabello, justifica el regreso a las armas de la banda de Iván Márquez, según él, por el incumplimiento de los acuerdos; pero en realidad lo que pretende la pandilla que maneja a Venezuela es ganar tiempo para consolidar la dictadura y Colombia le sirve de pretexto teniendo como calanchines a los cabecillas de la “ disidencia” de la Farc, amenazando a nuestro país con ejercicios militares en la frontera, lo que no deja de ser un show mediático buscando impresionar, y a la vez amenazar con acciones terrorista en el territorio nacional por parte de sus camaradas del Eln y las Farc.

Las bandas terroristas del Eln y las Farc, prácticamente cogobiernan en varias regiones de Venezuela con la aquiescencia de la dictadura, ya que cuentan con 30 frentes y explotan el oro, el coltán y los diamantes, a lo que se debe agregar el negocio del narcotráfico, pues Venezuela es la autopista para llevar la cocaína a Europa y EE.UU, sin olvidar que allí está presente el cartel de los soles, socio de los narcos colombianos de las Farc y Eln.

De acuerdo a documentos del Ejercito Bolivariano, la Guardia Nacional Bolivariana y la Milicia Bolivariana, por orden de Nicolás Maduro, se debe proteger y evitar enfrentamientos con personal de grupos rojos, vale decir Farc y Eln, en zonas de entrenamientos y abastecimientos hasta nueva orden, deduciéndose claramente que es en la frontera y donde se encuentran los campamentos de los terrorista colombianos en el vecino país hacia dónde va dirigida la directiva, lo que demuestra la absoluta hostilidad de la camarilla comunista venezolana en contra de Colombia y, no solo en la actualidad, sino desde hace años como lo denunció el entonces embajador de Colombia en la OEA, Luis Alfonso Hoyos el 22 de julio de 2010.

Los terroristas colombianos de la guerrilla, también hacen el trabajo de zapa a favor del régimen venezolano, dando información sobre el país, lo que constituye una clara traición al pueblo colombiano, que tiene que repudiar la patraña que han montado en contra de la soberanía nacional, el régimen de Nicolás Maduro y los calanchines de las Farc y el Eln, que por ser narco-marxista no tienen ningún escrúpulo para ofender la dignidad de Colombia.



Opinión

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.