'El Cirirí'

Loros sicarios morales e incendiarios

Por Francisco Javier Saldarriaga A.

Desde hace mucho tiempo el discurso mamerto está signado por la reiteración de la misma idea en cuanto a la injusticia social proveniente del trabajo individual y es que este premia a quien lo hace con tesón, inteligencia y persistencia y castiga al perezoso e inconstante. Ese es el resultado de la libre empresa y de la democracia cierta. Así de simple y contundente.

Esos mamertos que pretenden imponer un régimen en donde quien está con ellos es beneficiario de las miserias que reparten y quien no comparte sus ideas es un paria que no alcanza migajas, tienen el mismo discurso desde que conocieron a Marx y Engels pero con una connotación: no lo entienden pero lo repiten de memoria en algunos casos y tergiversado casi siempre.

Ese tipo de individuos se apropian siempre de lo que no es suyo y hasta las palabras tienen un significado diferente en sus labios debido a que las usan de una manera que siempre raya en el cinismo extremo.

A raíz del encontrón en el congreso entre el Expresidente Uribe y el fulano de la bolsa con fajos de dinero que hasta la fecha no ha explicado con claridad ni su procedencia ni el destino de lo allí guardado con placer enfermizo, aparecieron los defensores del susodicho fulano y a ellos se sumaron algunos miembros muy importantes del cartel de las comunicaciones o periodistas empegotados y uno que otro politiquero segundón que desde siempre ha medrado entre los ganadores o dueños de la corrupción.

“Prefiero a 80 guerrilleros en armas que al sicariato moral difamando”, fue el disparador de reacciones diversas que en su mayoría manifiestan apoyo al senador Uribe pero que, como es sabido, despierta la sevicia de los que siempre lo han perseguido porque cuando llegó a la presidencia en el 2002 abolió las costumbres corruptoras de la pauta oficial entregada a dedo a los que desde siempre se han lucrado de ella.

Como el enemigo es común entre los detentadores de la pauta, los narcoterroristas, los mamertos irredentos, algunos sindicalistas retorcidos y en especial fecode y el resto de delincuentes de las demás calañas, se inventaron cosas como que Uribe fue el creador de las AUC, el paramilitarismo, las convivir y desinformaron con tal insistencia, que originaron la cofradía de los enemigos acérrimos que tienen como meta acallar a quien los desenmascaró como los grandes beneficiarios de la corrupción del estado central.

Ese discurso y esas falacias las repiten con insistencia y han permeado por medio de los maestros de fecode a jóvenes y uno que otro novelista barato que se han graduado como loros sicariales y es así como quieren cacao, educación, salud, vestuario, vivienda y mercado sin trabajar pero esos sí, repiten sin cesar que Uribe es un paraco y todos los que de una u otra forma comulgamos compartimos ideario, cabemos en la misma cesta sin ningún tipo de cedazo.

Esa campaña se inició desde el antes del 2002 inspirada en los narcoterroristas, la compraron los afectados en la Presidencia entre 2002 y 2010 y la han continuado todos a una como en fuente ovejuna, buscando enlodar y acabar con al amor real y generalizado del pueblo hacia un personaje que les origina urticaria cada que lo escuchan, ven o perciben su liderazgo incuestionable.

Hablando de amor no he podido entender como el fulano de la bolsa dice que ama a Colombia de una manera casi obsesiva y es por eso que empuño las armas, secuestró, asesinó, orquestó la toma del palacio de justicia y que según él sus acciones dieron como resultado la abolición de la obsoleta constitución de 1886 para reemplazarla con el bodrio de constitución de 1991 que llenó de derechos a los inútiles sin ningún tipo de deber.

Los amores obsesivos casi siempre son enfermos y distorsionados, tienden a originar violencia hacia el objeto de sus amores. Parece ser que esa concepción de amor es el común denominador del fulano de la bolsa y sus seguidores que tienen denuncias de violencia con sus parejas o que por sus inclinaciones e inseguridades no han logrado encontrar su identidad sexual pero se enamoraron de alguien que no les corresponde y en retaliación por ese desamor, lo quieren perjudicar. Lo dicen abiertamente y sin recato. Que cada uno haga memoria e identifique a los menganos que sufren de esos amores sucios y pervertidos.

Me divierten mucho los loros, son graciosos y a veces imprudentes pero cuando son reemplazados por humanos pierden todo su encanto.



Opinión