La virulencia de la pandemia tiene a Colombia al borde de las cien mil muertes

Medellín tiene una ocupación general de camas UCIs del 96%
Empleados de la salud atienden a un paciente en la unidad de cuidados intensivos para enfermos de covid-19 en la Clínica CES, hoy en Medellín (Colombia). EFE/ Luis Eduardo Noriega A.

Bogotá, 15 jun (EFE).- Colombia vive una situación crítica por el prolongado tercer pico de la pandemia de covid-19, que lejos de mejorar se agrava con récords consecutivos de fallecimientos que tienen al país al borde de la escalofriante cifra de cien mil muertes.

El Ministerio de Salud confirmó el lunes por tercer día consecutivo un nuevo récord, esta vez de 588 defunciones, dos más que las del domingo, lo que elevó a 96.366 la cifra de fallecidos por la enfermedad, la décima más alta del mundo.

Desde el 9 de junio, el país registra más de 550 muertes diarias que están relacionadas con un aumento de los contagios, atribuidos en parte a la reapertura total de las principales ciudades y a las aglomeraciones por las protestas contra el Gobierno, suspendidas este martes después de casi 50 días de movilizaciones.

«El incremento de las muertes ya muestra una tendencia de meseta e incluso los promedios móviles se siguen incrementando; no se observa todavía una tendencia de descenso y eso también es porque tenemos una positividad de las más altas», explica a Efe la epidemióloga y analista de datos Silvana Zapata.

La experta considera que la situación no obedece solamente a las reaperturas económicas y las movilizaciones, sino también a una alta interacción social, a las variantes de la covid-19 que circulan en el país y han derivado en una mayor transmisibilidad del virus, así como a la vacunación que se desacelera principalmente los fines de semana.

ENFERMOS DE 50 A 69 AÑOS, LOS MÁS VULNERABLES

La tercera ola, que se prolonga desde mediados de abril, tiene comprometidas las unidades de cuidados intensivos (UCI), muchas de ellas al límite de su ocupación con pacientes entre los 50 y los 69 años que representan además la mayor cantidad de víctimas mortales diarias.

Lea también
¡Iba 'cargadito'! Llevaba más de 600 kilos de creepy encaletados en un camión

Según el Ministerio de Salud, de los 588 decesos informados ayer, 292 corresponden a personas en ese rango de edad, mientras que 2.712 de los 5.026 enfermos que permanecen en una UCI hacen parte de ese segmento de población.

Una de las situaciones más críticas, la vive Cali (suroeste), epicentro de las protestas contra el Gobierno que comenzaron el 28 de abril y capital del departamento del Valle del Cauca, la tercera región más afectada por la pandemia con 292.121 infecciones de las 3.777.600 confirmadas en el país.

«Estamos viviendo una prolongación de un tercer pico que no sabemos a ciencia cierta hasta cuándo nos puede llegar y (…) tenemos una petición de 180 camas pendientes de asignar en la unidad de cuidados intensivos», advierte en una entrevista con Efe Luis Alberto Parra, médico coordinador de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Unidos por la Vida de Cali.

Parra señala que las manifestaciones sociales «rompieron todas las barreras de contacto» y «hacen que el virus circule mucho más», afectando principalmente a la población que no está vacunada.

«La tendencia de hospitalización hoy en pacientes de cuidados intensivos ha ido girando en pacientes mucho más jóvenes, por debajo de 55 años, mientras en la población que ya está vacunada, la población de los 60 años que ya llegó a su segunda dosis de vacunación, ha ido bajando la ocupación», destaca.

El panorama también es alarmante en Medellín, capital del departamento de Antioquia, la segunda región con más contagios (583.749), donde la ocupación de las UCI supera el 95 %.

«En la Clínica CES nos encontramos con una ocupación del 100 % donde tenemos alrededor de 70 pacientes con infección activa por covid. En cuanto a las UCI, amanecimos con una sola cama libre, la cual ya está solicitada», dice a Efe Eduardo Cardona Vélez, especialista en medicina de urgencias de la Clínica CES de Medellín.

Lea también
Cannabis medicinal se comenzaría a vender en las droguerías del país

La epidemióloga Zapata explica que las personas más vulnerables en esta ola de la pandemia fueron priorizadas en las etapas 2 y 3 del Plan Nacional de Vacunación, pero atribuye a «un problema de comunicación y a las noticias falsas» el hecho de que el 40 % o 50 % de los pacientes que están muriendo es precisamente el porcentaje de adultos de entre 50 y 69 años que han desistido de vacunarse.

clinica ces paciente covid
Empleados de la salud atienden a un paciente en la unidad de cuidados intensivos para enfermos de covid-19 en la Clínica CES, hoy en Medellín (Colombia). EFE/ Luis Eduardo Noriega A.

MEJORAR EL AUTOCUIDADO

Colombia ha aplicado 13.024.786 vacunas contra el coronavirus, de las cuales 3.830.413 son segundas dosis, y recibirá hoy un lote de 480.000 vacunas de Janssen, que requiere una sola aplicación y permitirá acelerar la inmunización en las regiones más apartadas y de difícil acceso.

El ministro de Salud, Fernando Ruiz, anunció este martes que se prolongará hasta las 12 semanas la aplicación de la segunda dosis a quienes recibieron la vacuna de Pfizer, «lo que permitirá ampliar de manera extensa la capacidad de vacunación en la población más joven», que todavía no ha sido priorizada.

Sin embargo, la vacunación no es suficiente mientras los contagios sigan en aumento, razón por la que Zapata considera que la solución no es una nueva cuarentena, como sugieren algunos sectores, debido a que el país está en un punto muy distinto de la emergencia sanitaria, que no se resuelve encerrando a las personas porque «hay un cansancio pandémico».

«Tenemos que llegar a un punto de equilibrio donde el ciudadano de a pie sepa que se tiene que seguir cuidando, que tiene que guardar el distanciamiento y que si no es necesario salir de casa, no lo haga, con el fin de que evite una transmisión», advierte.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram