La ONU y las potencias internacionales lamentan los nuevos ataques del ELN

En la imagen, el jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault. EFE/Archivo

La ONU y los miembros del Consejo de Seguridad lamentaron hoy los nuevos ataques del ELN, que han llevado al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, a ordenar el regreso de Quito del equipo que negocia la paz con esa guerrilla.

El Gobierno y el ELN tenían previsto instalar hoy en la capital ecuatoriana la quinta ronda de diálogos de paz, un día después de que concluyese el alto el fuego bilateral que estuvo en vigor desde el 1 de octubre del año pasado hasta ayer.

La decisión de Santos se conoció poco antes del inicio de una reunión del Consejo de Seguridad sobre el proceso de paz en Colombia, en la que está presente el vicepresidente del país, Óscar Naranjo.

En ella, el jefe de la misión de Naciones Unidas en Colombia, Jean Arnault, lamentó el reinicio de los ataques del ELN y dijo que su equipo va a seguir de cerca la situación y mantener informado al Consejo.

Arnault explicó que la ONU confiaba en que las conversaciones de Quito lograran una renovación del alto el fuego y pidió algo de tiempo para que la organización haga recomendaciones sobre su posible papel de supervisión del cese de la violencia.

El embajador británico, Matthew Rycroft, que ha sido el principal responsable del expediente colombiano dentro del Consejo de Seguridad, se expresó en la misma línea.

“Confiaba en que hoy discutiésemos el anuncio de un renovado alto el fuego entre el Gobierno y el ELN. En su lugar, estoy preocupado y decepcionado por las noticias que acabamos de recibir, de que el ELN ha roto el alto el fuego y desperdiciado esta oportunidad para una paz sostenida”, dijo el diplomático.

Rycroft llamó a las dos partes “a trabajar juntas para evitar más sufrimiento a los civiles”.
Otros países como Estados Unidos, Francia o Suecia lamentaron también los nuevos ataques del ELN y confiaron en que la situación pueda reconducirse.

Uno de los atentados ocurrió a las 1.14 hora local (6.14 GMT) cuando guerrilleros atacaron el pozo Cupiagua YZ10, en el municipio de Aguazul (Casanare), lo que obligó a la petrolera estatal Ecopetrol a activar un plan de contingencia para evitar el riego de crudo en el río Charte.

El otro suceso ocurrió en Arauca cuando fue dinamitado el oleoducto Caño Limón-Coveñas, el más importante del país, y fueron atacados dos miembros de la Armada con una granada, según confirmó a periodistas el gobernador de ese departamento, Ricardo Alvarado.

EFE