Síguenos

Opinión

La cumbre de la corrupción

Publicado

el

nicolas alarcon conclusiones

nicolas alarcon conclusiones

El 13 de abril comenzará en Lima la octava edición de la Cumbre de las Américas. Que promete acaloradas discusiones, todas las miradas puestas en lo que será el primer viaje de Donald Trump a la región. Venezuela y la lucha contra la corrupción también serán parte de la agenda.

Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca las relaciones entre Estados Unidos y los países de la región ha estado marcada por cambios que marcan distancia de otros gobiernos americanos, ejemplo de ello es la mayor continuidad entre ambas cumbres tal vez pase por los encontronazos que suscita la delicada situación en Venezuela. En Panamá, los jefes de Estado presionaron para incluir entre los acuerdos un llamado a derogar el decreto norteamericano que declaraba a Caracas como una amenaza a la seguridad. Estados Unidos y Canadá, sin embargo, vetaron la iniciativa y, como en anteriores ediciones, las diferencias hicieron que la conferencia se cerrara sin una declaración final.

Con este antecedente, que parece tan lejano, se llevará a cabo la octava Cumbre de las Américas. La cita será en Lima los próximos 13 y 14 de abril y todo indica que la atención estará puesta en la visita del nuevo presidente estadounidense. La visita de Trump será una prueba de fuego para tener una mejor vista sobre la impronta que el republicano pretende otorgarle a las relaciones interamericanas. La política de Estados Unidos hacia la región no escapa a la ambivalencia que caracteriza a la actual administración.

El tema que ocupa la agenda formal de la cumbre es la «Gobernabilidad Democrática frente a la Corrupción». Según el documento elaborado para la ocasión, «la corrupción se ha convertido en la nueva amenaza transnacional, por lo que se hace necesaria una cooperación efectiva». En definitiva, todo indica que, lejos del clima de empatía que caracterizó a las primeras ediciones, esta cumbre tendrá los condimentos de las últimas versiones: una mezcla de indiferencia, provocaciones y ausencia de consensos. La presencia de Trump, además, puede hacer que Lima 2018 se transforme un hito en la historia de las relaciones interamericanas.

@nickgualo

Publicidad
Publicidad

Medellín