¿La cabeza humana puede tener conciencia segundos después de ser decapitada?

Representación de la ejecución de Luis XVI por Georg Heinrich Sieveking.

Existen diversos reportes a lo largo de la historia de personas sentenciadas a la pena capital aplicada por una guillotina, quienes segundos después de ser decapitados sus cabezas continúan teniendo conciencia, se desconoce si dichas historias son verdaderas y la ciencia tiene algunas teorías.

Uno de los casos más conocidos es el de Charlotte Corday, condenada a la guillotina en 1793, cuyo rostro supuestamente adoptó una expresión de enojo y su mejillas se volvieron coloradas luego de que un hombre levantara su cabeza y le abofeteó las mejillas.

Asimismo Ana Bolena, esposa del rey Enrique XVIII de Inglaterra, de quien aseguran intentó hablar luego de ser decapitada.

En los últimos años la ciencia ha buscado efectuar con éxito el primer trasplante de cabeza humana, el cual parece ser cada vez más improbable debido a los desafíos que se presentarían en dicho procedimiento.

Uno de los obstáculos refiere a cuánto tiempo puede sobrevivir la cabeza luego de ser cortada, todas sus partes requieren de oxígeno para funcionar, el cerebro ocupa el 20% del oxígeno del cuerpo, por lo que al cortar el suministro de este solo tendría el restante en la sangre que circule en ese momento, reserva que no duraría mucho.

Por esto algunos músculos podrían moverse, los que aún estarían conectados, como el que se usa para mover los ojos o la boca, pero no sería por mucho tiempo.

La cabeza de otros animales podrían durar por más rato con vida.

Por otro lado para entender si aún habría conciencia en el cerebro se ha investigado los casos de personas que sufren experiencias cercanas a la muerte debido a un ataque cardíaco, de las cuales algunas aseguran poder describir lo ocurrido mientras eran reanimados, sugiriendo que aunque el corazón no este latiendo el cerebro todavía poseería algo de conciencia.

Pese a esto el oxígeno no sería suficiente como para intentar hablar, como se asegura que lo hizo Ana Bolena tras ser decapitada, por lo que esta historia probablemente no sea realidad.