La Barca de Calderón

Jaime Jaramillo Panesso, a quien llaman en Antioquia “el gurú” del uribismo, tiene hablando a mucha gente de su carta a una prima. Los “luisistas” la leen como si fuera su Biblia; los partidarios de Aníbal la critican como si fuera la carta de Lutero y los amigos de Gutiérrez se quedan callados y tristones, porque no creen todavía que Panesso los haya dejado.

wcalderon141Los puntos de la misiva

Resulta que -dice Jaime- una prima suya lo recriminó amablemente porque estaba apoyando a Luis Pérez. Panesso, con su conocido estilo, entre lírico, irónico y paternal, le dijo unas frases que en una semana terminaron convirtiéndose en el catecismo de los amigos de Luis. El Barquero conoció la carta íntegra y reproduce algunos de sus apartes.

Campaña excluyente

1. La campaña de Federico nos ignoró y nos excluyó de los cuadros de dirección sin argumento alguno, ni siquiera nos invitaron a la inscripción.

2. Los resultados de la campaña son pírricos a pesar del esfuerzo de Federico. Los congresistas de la U no lo acompañan siquiera.

Lea también
¡Fuerza, jóvenes!

3. Concluimos que el desacierto de una escogencia a dedo y en capilla del candidato -eliminando a Rico, quien estaba preparado y era el indicado- en una oscura decisión de los corporados, en especial por el senador Hoyos, nos ha conducido al fracaso de la candidatura de Federico, sacrificándolo, y sin ninguna posibilidad de salir victorioso.

Unos bemoles adicionales

4. En las toldas de Gaviria se arremolinan los enemigos de Uribe, en especial el Partido Liberal, que pretende ser resucitado con los votos que llevaron a Santos al poder -y que él mismo los está feriando para fortalecerlo como aparato para su reelección-. Gaviria está midiendo fuerzas regionales desde ahora, pues serán alcaldes y gobernadores para cuatro años. En ese plan -que la ciudadanía no parece ver- se camuflan Samper, Piedad, Gómez Méndez y toda esa tendencia, para mí, maligna.

5. La candidatura de Gaviria tiene un alto contenido clasista donde están las dos casas periodísticas (montescos y capuletos) y el “sindicato antioqueño” que ha optado por el maniqueísmo: los buenos y puros ahí. El resto es lo contrario. Y yo no me siento en esa mesa de los elegidos por dios, por el dios bastardo de los ángeles buenos.

Lea también
Letras con olor a café

Unas candidaturas con dueños

6. También es cierto que Uribe asumió como propias esas candidaturas, la de Federico y la de Estrada, por pura disciplina. La derrota en Medellín la tiene asegurada y, sinceramente, puede ser derrotado en ambas, lo cual es una molida de terribles consecuencias, pues se trata de perder en el terreno natural del ex presidente. Y el cobro será nacional. Ya veremos a la gran prensa capitalina cantar el «entierro» de Uribe.

7. A Uribe lo usa el partido de la U para recoger votos y opinión favorable, pero le impide participar en las decisiones, comenzando por las candidaturas, que se las entregaron hechas.

 

 

 

 

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram