Síguenos

Sin categoría

La Asamblea y La Gobernación trabajan unidas por Antioquia

Publicado

el

ivan guzman

ivan guzman

Todavía tiene eco la voz del señor Gobernador de Antioquia, cuando, en el hall del edificio de la Gobernación de Antioquia, ese primero de enero, día de su posesión, en tono directo, responsable y vehemente, como es su estilo, dijo frases como estas: “Recibo un Departamento, rumbo a la bancarrota”. Mi presencia en la Gobernación, es una señal de combate contra la pobreza, una mano dura y firme contra la delincuencia, y una mente abierta, llena de imaginación, para devolverle a Antioquia esa grandeza que ha hecho altiva y orgullosa a nuestra tierra”. “El pueblo tiene opinión, tiene capacidad de decisión, y la democracia verdadera nace cuando la política se ejerce sin engaño”.  “Antioquia necesita acelerar su desarrollo, dinamizar la economía, generar más empleo…». “Antioquia necesita una generación de visionarios, si queremos devolverle su grandeza; pensar en grande, es un deber”. Y cerró su discurso, visiblemente emocionado, diciendo: “Trabajaré sin descanso, día y noche, por todo el pueblo antioqueño, ¡porque tengo un inmenso amor por Antioquia!”.

Ese trabajar día y noche, festivo o no,  en quienes conocemos al señor gobernador, muy especialmente la Diputación de Antioquia, en cabeza de un hombre joven, laborioso y de hondo pensamiento social, como lo es el doctor Bayron Caro Luján, Presidente de la Duma, sabemos que no es simple palabrería, como era costumbre en el pasado reciente de algún gobernante; sabemos que es cierto y que es disciplina, es compromiso y es amor por Antioquia.

Este compromiso, este alto grado de disciplina, este nivel de exigencia que le conocemos y debemos agradecer al señor gobernador, le permitió, el pasado año, salvar al Departamento del abismo financiero en que lo encontró, ese primero de enero de 2016, cuando, poco después,  la Contraloría General de la República certificó que la Gobernación de Antioquia violó, durante el año 2015, la Ley 617 al exceder los gastos de funcionamiento permitidos. Hoy tenemos unas finanzas saneadas y sin la espada de Damocles, amenazando con bajar de categoría a nuestra Antioquia.  Beneficiados: todos los Diputados, todos los servidores, toda Antioquia, todos sus ciudadanos. Colombia misma.

Este nivel de exigencia en primera persona, en sus colaboradores y en las distintas corporaciones que tienen injerencia vital en los propósitos  de devolverle a Antioquia su liderazgo y grandeza, ha hecho que se muestre insatisfecho con nuestra Honorable Asamblea, en su tarea de la pasada legislatura, cuando, de 19 proyectos de ordenanza, sólo aprobó 6; y de 27 sesiones, 16 fueron de control político y solamente 5, para debatir proyectos de Ordenanza. Nuestros Diputados, sin excepción, todos preocupados por la Antioquia que amamos, deben comprender que el llamado del señor Gobernador, es a trabajar con más celeridad, porque así lo espera y lo exige Antioquia; porque “los que sufren  son los ciudadanos y el desarrollo del Departamento”.  Como dice en el portal  KienyKe, “no se trata de polemizar, sino, de llamar la atención ya que para él, como primera autoridad  departamental, la corporación no ha tenido buenos resultados durante este período”, al debatir y aprobar sólo 6, de los 19 proyectos presentados; 18 por parte de la administración departamental, y 1 por parte de un diputado. Sin duda, estos proyectos no debatidos y, por consiguiente, no aprobados, harán falta al desarrollo de Antioquia y al bienestar de sus gentes.

Nuestra Duma, en pleno, debe recordar que está ante un gobernador amigo, que ha devuelto la dignidad a la clase política; que valora sobremanera la inteligencia y la representatividad de cada uno de sus corporados; que espera y necesita el mejor esfuerzo personal y corporativo. Se le exige más al amigo, más si en él  está el concurso para lograr las metas anhelas y necesarias, plasmadas en 7 grandes líneas de trabajo, que no dan espera, o relajo en la voluntad y el trabajo. “Sólo el pensamiento visionario y orientado a resultados, permitirá alcanzar mejores niveles de vida para la población antioqueña”, había dicho el doctor Luis Pérez Gutiérrez, en su Plan de Desarrollo, ante la Diputación, y lo único que está haciendo, es ser coherente con ello.

El llamado de atención del señor Gobernador a nuestra Duma, en la clausura de la sesiones próximas pasadas, no puede tomarse como un “regaño”, o una falta de respeto a la Corporación; nuestros Diputados, con su joven Presidente a la cabeza, deben entenderlo, más como un recorderis de amigo, lleno de pedagogía y cariño por ellos, y de amor por Antioquia.  Antioquia toda, espera que nuestros Diputados no se dejen arrastrar por el cotilleo de algunos pregoneros que se frotan las manos pensando en que nuestra Asamblea y nuestra Gobernación de Antioquia, ya no van a trabajar de la mano, en los nobles propósitos del gobernante, y en la sagrada tarea de todos y cada uno de ellos: la prosperidad y la grandeza de Antioquia. “Antioquia necesita acelerar su desarrollo, dinamizar la economía, generar más empleo…». “Antioquia necesita una generación de visionarios, si queremos devolverle su grandeza; pensar en grande, es un deber”.

Estoy seguro que la inteligencia, el compromiso y el amor por Antioquia, común en nuestros Diputados y nuestro Gobernador, acabará, en cuestión de horas, con el cotilleo y el frotar de manos de individuos venales, que esperan dividir, para volver a reinar. Estoy seguro que el pensamiento reflexivo y el compromiso de corporados y gobernante, por esta bella tierra de Berrío, nos dejará  repetir muy pronto: LA ASAMBLEA Y LA GOBERNACIÒN, TRABAJAN UNIDAS POR ANTIOQUIA.

Publicidad
Publicidad

Medellín