Síguenos

Opinión

Itagüí perdió disputa de límites con Medellín

Publicado

el

Carlos Mario Mart%C3%ADnez

El pasado 14 de enero de 2015 El Tribunal Administrativo de Antioquia sentenció la declaratoria de nulidad de la Ordenanza 033 de noviembre 24 de 2006. Por medio de la cual le habían sido otorgados, al municipio de Itagüí, en la definición de límites, los predios de: Parte de la Urbanización Comercial e Industrial La Aguacatala, las Urbanizaciones Entrecolinas etapas I y II, Praderas de Guayabal y parte del sector El Bolo, conocido como Belencito. Con esta decisión se pierde el sector industrial que comprende entre otras, a La Fábrica de Licores de Antioquia.

Carlos Mario Martínez

En medio del proceso interpuesto por el municipio de Medellín contra la Ordenanza 033 de noviembre 24 de 2006 el Municipio de Itagüí se durmió en los laureles, porque el señor alcalde de Itagüí, antepone en su gestión el desarrollo de sus obras y contratos que los intereses superiores de la territorialidad por la cual fue elegido. El municipio de Itagüí no respondió a tiempo la demanda en los momentos y las fechas que le estableció el tribunal administrativo de Antioquia, y ante este tipo de situaciones la Ley estipula el Silencio administrativo, lo que equivale a decir que la contraparte tiene la razón.

El secretario Jurídico del Municipio de Itagüí Jorge Eliecer Echeverri en sesión ordinaria fue invitado por el Concejo Municipal a explicar cuál era el estado actual de la demanda sobre los límites de Itagüí y Medellín, el cual nunca mencionó que el Municipio de Itagüí estuviera en dificultades por actuaciones anteriores, y procedió a decir que todo iba normal y sin problema alguno, pero cosa contraria estaba pasando dentro del proceso ya que los concejales desconocían que la oficina jurídica no había contestado a tiempo la demanda interpuesta. En otras palabras el Municipio de Itagüí no asumió la defensa de una manera directa, al no contestar el proceso a tiempo.

En Itagüí los problemas de la defensa de nuestro territorio y de los bienes públicos está cogiendo matices oscuros, primero empiezan a vender el patrimonio como el lote aledaño a mi Ranchito y la Plaza de mercado, sin destinar los recursos a lo proyectado inicialmente. Ahora por grandes descuidos y de pronto desconocimiento perdimos parte de nuestro territorio en acciones irreversibles, que no sólo deterioran el patrimonio municipal, sino también la calidad de vida de nuestra comunidad.

Publicidad
Publicidad

Medellín