La historia se repite

Por: Mauricio Correa

En uno de los partidos más discretos quizás que ha tenido el Atlético Nacional en el presente campeonato, el Deportivo Independiente Medellín empató el clásico antioqueño correspondiente a la fecha 19 de la Liga Betplay del fútbol profesional colombiano, que lo deja fuera de toda posibilidad de ingresar al octogonal final.

Por lo presentado en el terreno de juego en el Atanasio Girardot por parte del “Rey de corazones”, muchos hinchas poderosos anunciaron a la suerte como el factor determinante para no alcanzar los tres puntos en un encuentro que indicó según las estadísticas del juego, igual número de remates al arco de ambos equipos.

La esperanza de clasificar al octogonal final se ha esfumado y queda nuevamente la incertidumbre de lo que será el próximo año donde el camino conduce a más de lo mismo, con una nefasta dirigencia que, al no contar con un proyecto claro, viene reiterando la no clasificación del ‘Decano’ a instancias finales.

Lea también
Noticias de allá y de acá

Decir en estos momentos que Comesaña debe continuar como estratega del equipo, es reiterar o apoyar a lo que quiere el “Embeleco de don Raúl”. Lo respaldará para que continúe el año entrante, lo limitará en contrataciones y a la mitad del campeonato si no da los resultados esperados, lo hará dar un paso al costado.

Se traerá un nuevo timonel y quizás nos tapen la boca con la llegada del “Putas” Leonel Álvarez u otro del agrado de la poderosa hinchada como para decirnos que nos están cumpliendo.

Insistir más en una venta que por lo menos por ahora no se va a dar es un desgaste que estoy seguro la poderosa hinchada lo tendrá siempre presente hasta que se alcance. El llamado por lo tal al mayor accionista y su nefasta dirigencia es que para el próximo año le den la cara a la poderosa hinchada con reales contrataciones, con inversiones contundentes que permitan tener un equipo competitivo y que pueda luchar los primeros lugares.

Lea también
Contradicciones de mi país

De don Julio no se puede negar su conocimiento como estratega. Lo que pasa es que una cosa es dirigir un equipo con la chequera de los Char y otra muy diferente con la del “Embeleco de don Raúl” que poco o nada invierte y cuando lo hace, son con jugadores normalitos provenientes en su mayoría de oncenos chicos que por su precio son accesibles para el mayor inversionista del Medellín.

La historia se repite y solo esperamos los hinchas del rojo de la montaña que los cambios que se esperan para el próximo año sean tan contundentes que nos ilusionen con una venta del equipo. Un Raúl Giraldo que entienda de una vez por todas que un equipo como el Deportivo Independiente Medellín por historia y tradición, merece inversiones reales con jugadores top que nos lleven de la mano de un buen técnico, a soñar de nuevo con un título

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram