Síguenos

Opinión

Hagamos una Revolución

Por: Daniel Jiménez

Publicado

el

Daniel Jimenez 1000x600 1

Hace algún tiempo estuve en una conferencia con Dominik Tarczyński miembro del parlamento europeo por parte de Polonia, en esta conferencia él nos contó cómo el comunismo destruyó a su país y con cifras oficiales nos demostró a los asistentes cómo ha sido el comunismo la ideología que más muertos ha dejado a lo largo del mundo por encima de cualquier otra y finalmente nos alertó sobre la crisis ética y moral que se avecinaba para América Latina, a raíz de la tendencia ‘progresista’ enfocada en destruir los valores judeo cristianos y a la familia como base de la sociedad.

Dicha conferencia fue hace 4 años, cuando aún no era tan evidente como la izquierda paulatinamente ha buscado satanizar las religiones, nuestros valores y en especial el concepto de familia tradicional. Han sido tan exitosos con su estrategia que ser ateo y el evitar tener familia, viviendo sin compromiso alguno, se ha convertido en una moda. Una moda que nos ha creado el concepto que lo cool o ‘progresista’ es ser ateo, no tener noviazgo, compromiso y mucho menos atreverse a tener hijos.

En esa misma conferencia, le pregunté a Dominik cómo podíamos hacer frente a esta, a lo que él respondió -‘haciendo actos revolucionarios’- y acto seguido continuó respondiendo otras preguntas de los asistentes. En mi cabeza no me imaginaba que clase de actos revolucionarios podíamos hacer para generar esa conciencia, así que nuevamente lo interrumpí y le pregunté, -‘¿qué clase de actos revolucionarios?-‘, a lo que él respondió.

-‘Hoy en día es un acto completamente revolucionario compartir un almuerzo en familia en un centro comercial, tomarse de las manos, cerrar los ojos y elevar una oración de acción de gracias por los alimentos recibidos’-.

Una vez terminó de responder, solo podía pensar en que Dominik era un genio, en especial porque la sociedad moderna ya no concibe que a las personas les guste compartir en familia y mucho menos que se atrevan a orar en público, es casi como un delito, por lo que en la actualidad, casi sin darnos cuenta está sencilla acción se ha convertido en un acto revolucionario.

Hoy en día lo revolucionario es seguir a una religión,expresar la fé que cada uno siga públicamente, defender lo correcto, manifestar libremente nuestros valores, tener una familia e hijos.

Es por eso que a través de este corto escrito, quiero invitarlos a que entre todos hagamos una revolución, una revolución por las cosas que verdaderamente importan defender la familia, nuestros valores judeo cristianos, nuestra religión, a la fuerza pública y a lo verdaderamente correcto, a través de sencillos actos que demuestren quienes somos.

No nos de miedo o callemos frente a aquellos que promueven las tendencias progresistas, las tendencias que buscan destruir nuestra sociedad y que pretenden amedrentarnos para implantar su sucia ideología y así abrirle la puerta al neocomunismo.

@danieljimenezcd

La opinión del autor de este espacio no compromete la línea editorial de Minuto30.com

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad